Opinión


Aquí estoy con una review que adelanto dentro de la secuencia cronológica que sigo con las opiniones de Sitges 2013 ya que hay que aprovechar que se estrena este fin de semana Insidious: capítulo 2 (Insidious: Chapter 2, 2013). Además, me sirve para recordaros que desde ayer, y hasta mañana domingo a las 20:00, está activo el Octogésimo Concurso Uruloki: ni que farolillo ni que niño muerto, Insidious: Capítulo 2, así que venga, no perdáis la oportunidad.

Aunque resulta curioso como al otro lado del charco, y parte de este, la están poniendo de vuelta y media… no se puede negar que la nueva incursión de James Wan en el género que por ahora mejor se le da es cumplidora, fiel y entretenida. Vale que no innova ni ofrece nada sorpresivo si la comparamos con su simpática predecesora, pero aun así logra su cometido… entretener y meterte el susto en el cuerpo. Además, hay que reconocer que tampoco le ayuda que en la memoria de los espectadores compita con esa joya del propio Wan estrenada hace pocas semanas que responde al título de Expediente Warren: the conjuring (The Conjuring, 2013), y que es probablemente sea ya una de las mejores películas de terror de los últimos años. Pese a ello Insidious: capítulo 2 alcanza su objetivo y mucho se debe a esa curiosa apuesta, no creo que frecuente en el género, por continuar de forma inmediata los acontecimientos iniciados en Insidious (2010), lo que sirve para que Wan juegue un poco con todos nosotros estableciendo situaciones entre los dos films que nos obligan, si disfrutamos con la primera parte, a revisar instantes puntuales que podrían justificar determinadas acciones tomadas… vamos, que se la juega corriendo ese habitual riesgo de los films de ciencia ficción con diversas líneas temporales donde se puede romper la coherencia de los acontecimientos. En fin, en esta ocasión, y tras probar con otros guionistas, Wan se une nuevamente a su viejo y habitual colaborador Leigh Whannell para elaborar un libreto sencillo, efectivo y que de nuevo deja de lado lo llamativamente visual apostando más por el golpe de efecto, el susto sonoro, lo etéreo y fantasmagórico. Puede que en ese aspecto tuviera más gracia Insidious, por ello de los homenajes y esa apariencia muy 70’s / 80’s, pero la lógica obligaba a seguir la línea definida ya que el cambio si que hubiera sido inexplicable y totalmente injustificado. Por el resto la película vale la pena, aunque haya sido pensada para un espectro de espectadores mayor que la irán a ver tras el éxito de su primera parte, es más mainstream, Wan es fiel al género siendo Insidious: capítulo 2 una película digna y, esto quizás sea lo que no me ha convencido, justificado cierre a los acontecimientos acaecidos en su parte previa. No se por qué muchos cineastas se esfuerzan por explicar todo, sea necesario o no.

El cartel español de Insidious: Capítulo 2
El cartel español de Insidious: Capítulo 2

Publicado por Uruloki en
 

No soy de los que se van de la sala pese a las basuras que se estrenan y con Real (2013) de Kiyoshi Kurosawa no me faltaron la ganas. Tediosa hasta el extremo esta historia de una dibujante de manga que tras entrar en barrena trata de suicidarse. Aunque fracasa en su intento la joven acaba en coma, aunque su estado no se debe a algo físico si no más bien mental. Atrapada en ese mundo su pareja, y con ayuda de un sofisticado sistema de introspección, se colará en su subconsciente para intentar ayudarla a salir de su catatonia. Traumas del pasado irán aflorando al tiempo que en cada viaje a la mente de su pareja el joven va descubriendo que no todo es lo que parece y que algún que otro significativo secreto le irán haciendo ver la verdad de la situación a la que se enfrenta. Pues si, un peñazo increíble, insufrible y que no ayudó en nada a mantenerse firme ante los brutales ataques de Morfeo. Con una factura horrible, y con un desenlace de esos que lo flipas, Real pasa a formar parte de la lista de grandes cagadas del Sitges 2013 que por ahora solo contaba con la patética The Jungle.

Cartel de esta castaña titulada Real
Cartel de esta castaña titulada Real

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Violenta, silenciosa, paciente y cargada de color. Así es Sólo dios perdona (Only God Forgives, 2013), film que se toma su tiempo para contar una atroz historia cargada de sensaciones extremas aderezadas por la miseria y prostitución de los barrios bajos de Bangkok, las corruptelas policiales, el neón y mucho karaoke. Pocas palabras hacen falta en una película que habla por su imagen, su color y la sangrante y desagradable verborrea del personaje encarnado por Kristin Scott Thomas. En medio Julian, un Ryan Gosling que no suelta prenda salvo para pedir un "wanna fight", obligado por su grotesca madre a clamar venganza tras la muerte de su hermano Billy (Tom Burke), traficante pedófilo que hacía su agosto en los suburbios de la ciudad protagonista hasta que se cruzó en el camino de Chang (Vithaya Pansringarm). Fantástico trabajo de fotografía el de Larry Smith, gracias al cual no se necesita de mucho charla, al que sumamos la música, nuevamente sobresaliente de Cliff Martinez, miradas, momentos y acciones. La verdad, la han puesto de verano en todos los festivales habidos y por haber, pero a mi me ha encantado, será que disfruto con las extravagancias cinematográficas de algunos… en este caso el film de Nicolas Winding Refn me parece nuevamente notable.

Cartel molón de Sólo dios perdona
Cartel molón de Sólo dios perdona

Publicado por Uruloki en
 

Casi en paralelo a la magnífica Wrong (2012), presentada por estas mismas fechas en Sitges, el músico / director Quentin Dupieux a.k.a. Mr. Oizo se adentró por segunda vez en ese universo de lo raro y rodó Wrong Cops (2013), una especie de extensión alternativa al mundo presentado el año pasado donde la policía no tiene donde caerse muerta y, por lo tanto, en lugar de ayudar al prójimo se dedica a llevar a cabo toda esa paleta de delitos que en nuestra sociedad hacen las cabezas más descarriadas. En Wrong Cops la policía trafica con drogas, acosa a la gente, no va a trabajar, roba, asesina y saca provecho de todo el que se le ponga por delante sin que nadie intervenga para remediarlo ya que, en el fondo y visto el mundo de Dupieux, no hace falta. Nuevamente su director / guionista elabora un producto extremadamente surreal en donde conocidos del director como Mark Burnham, el gran Eric Judor, Steve Little o Eric Warenheim, hacen cosas tan grotescas como traficar con drogas usando ratas como lugar para ocultar las papelinas, componer música electrónica acompañados de críticos musicales al borde de la muerte o vivir obsesionados con las tetas de las mujeres, con la natural búsqueda de su visionado al precio que sea. Dado lo disfuncional del conjunto final el espectador, y como ocurriera con Wrong, debe hacerse a la idea de que lo que va a ver es un completo sinsentido, del que debe reírse y que solo sirve para pasar un buen rato en un mar de incoherencias y rarezas. Solo así podrá disfrutarse, en caso contrario, y como no tiene ni pies ni cabeza, resultará ser un fiasco. Atención a los cameos, igualmente inclasificables, de Marylin Manson o el robocopiano Ray Wise. Ojo, para dejarnos claro que esto es la versión "Cops" (1989-¿?) de Wrong tenemos una brevísima aparición de Jack Plotnick (Dolph Springer)… desconozco si en ese momento busca a su perro o no.

Inclasificable cartel de Wrong Cops, solo verlo perturba!
Inclasificable cartel de Wrong Cops, solo verlo perturba!

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Aquí está la triunfadora de la sección oficial de la 46 edición de Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya a.k.a. Sitges 2013. No lo voy a negar, no tenía ni puñetera idea de quien era Alex van Warmerdam hasta el otro día, pero tras ver Borgman (2013) tomo nota y me apunto su nombre para indagar más en el pasado de este director holandés que cuenta ya con unos años a sus espaldas y una dilatada carrera como actor, guionista y director, repleta además de reconocimientos en festivales de calado como Cannes, San Sebastián y un largo etcétera. Borgman redefine e incrementa la fuerza de ese subgénero conocido como las home invasion que tanto mal rollo da y al que le suma tintes surreales e incalificables amén de una especie de referencia diabólica bastante grotesca. La historia contada gira entorno a un paria, interpretado por el intrigante y maquiavélico Jan Bijvoet, que se cuela literalmente y hasta la cocina en la vida de una familia de la alta sociedad holandesa. Camiel Borgman, así se llama el tipo, embauca, tergiversa, convence y altera por completa no solo la vida de Marina (Hadewych Minis) y Richard (Jeroen Perceval), si no que interfiere en sus decisiones, su relación e incluso sus sueños. Destructiva, asfixiante y aterradora, de esas que te dejan con muy mal cuerpo.

Cartel de Borgman de Alex van Warmerdam
Cartel de Borgman de Alex van Warmerdam

Publicado por Uruloki en
 

Toca hablar de uno de los films más redondos que he visto en esta edición del Festival de Sitges. Resulta que James Ward Byrkit, especialista en esto de hacer storyboards en diversas producciones de alto rango de Hollywood, la franquicia de los Piratas del Caribe sin ir más lejos, se ha animado a explotar su vena más imaginativa e independiente saliéndose de ese complejo mundo mainstream para adentrarse con mucho mérito y gran nota en el siempre imaginativo universo de la ciencia ficción, del cual en este caso palpa el área más sesuda, la que te obliga a pensar, a buscar razones y posibles incoherencias o lagunas. Pero en esta ocasión, y como ocurriera con Shane Carruth hace ya unos años merced a la enrevesada Primer (2004), Byrkit se saca de la manga Coherence (2013), un excelso trabajo de guión en donde se nos cuenta como el paso de un cometa por las cercanías de la Tierra acaba provocando que una reunión de amigos no sea lo que se espera de ella debido a unos inexplicables trasiegos. La verdad es que el trabajo de Byrkit es fabuloso, no solo saca provecho de un reparto desconocido, salvo un rostro que permanece en el recuerdo de los seguidores de Joss Whedon, y de una limitada escenografía, casi parece una obra de teatro, si no que da la posibilidad al espectador de participar en un complejo puzzle mental en donde te ves obligado a enlazar, relacionar y argumentar las diversas cosas que van ocurriendo. No es una película sencilla, pero está tan bien elaborada que se disfruta desde su inicio hasta su último segundo… puro dimensión desconocida. Os dejo con el trailer y el cartel para poneros los dientes largos.

Primer cartel de Coherence de James Ward Byrkit
Primer cartel de Coherence de James Ward Byrkit

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Probablemente una de las películas que más me han gustado este 2013 en el Festival de Sitges, perturbadora y encantadora al mismo tiempo. Como ya comenté en su momento se trata de un remake de Somos lo que hay (2010) de Jorge Michel Grau, película mexicana vista hace unos años también en Sitges pero que sin embargo no cuajó como debería. La gran sorpresa es que Jim Mickle realiza un remake de esos que deben ser aplaudidos por su descarada crudeza, su notable brutalidad, y por ser a partes iguales tanto escalofriante como desagradable… o muy desagradable diría pese a "no mostrar" tanto como uno puede suponer. Además, delante de las cámaras y llevando el peso más nauseabundo tenemos en primer lugar a dos jóvenes actrices como Julia Garner y Ambyr Childers que sorprenden, hermanas para lo bueno y para lo malo, o muy malo, acompañadas por una vecina encarnada por una Kelly McGillis irreconocible y Michael Parks… presencia, veteranía y tablas para un actor de su calibre. Las creencias extremas y las tradiciones incomprensibles mueven la vida de la familia Parker, anclada en muchos aspectos en un pasado que viste el clásico pueblo de la América más profunda y tradicional donde todo dios quiere pirarse para realizar eso del sueño americano. Lo malo es que entre los Parker nos hay opciones de escapada, un padre dominante, otro que también rompe moldes como Bill Sage, y un secreto que florece una vez al año actúan como cadena, excesivamente gruesa y de consecuencias demoledoras. La recomiendo, pero vedla en ayunas.

Cartel de We Are What We Are
Cartel de We Are What We Are

Publicado por Uruloki en
 

Otra de las producciones que pudimos ver este año ha sido Machete Kills (2013), la prometida secuela de lo que en un principio no fue más que un fake trailer de aquel genial proyecto titulado Grindhouse (2007) de Quentin Tarantino y Robert Rodriguez. El retorno del marcado e impenetrable rostro de Danny Trejo encarnando a ese agente incorruptible, de parcas palabras y mexicano es por la puerta grande, al menos si hablamos de reparto pues está acompañado por un elenco de actores que, todo hay que decirlo, es lo que levanta el ánimo a lo largo de todo el metraje. Demián Bichir como el villano Méndez el Loco, Charlie Sheen en el papel del presidente de los EE.UU., Mel Gibson como el "mad doctor" de turno Luther Voz y añadamos en papeles más cortos pero igualmente simpáticos a Antonio Banderas, Sofía Vergara, Cuba Gooding Jr., Amber Heard, Jessica Alba, Michelle Rodríguez, Alexa Vega, Lady Gaga, Tom Savini o William Sadler… seguro que me dejo algún cameo más.

Pero el problema de Machete Kills radica en que no tiene la gracia de la primera parte, ni tampoco la factura. Se pierde, no entiendo la razón, el efecto de la bobina manchada y avejentada apostando por una imagen limpia, demasiado artificial y que choca mucho con el incalificable trailer de Machete Kills in Space (¿?), esa tercera prometida parte que no sé si llegará a realizarse porque la recaudación de Machete Kills es peor de lo imaginado… y mira que el avance es una risa repleta de cutrerío masivo. El resto fluctúa entre la grandeza de las apariciones de Gibson, gran villano con un sexto sentido, Savini, Vergara y sus chicas, Sheen o Lady Gaga, que si, que aporta más que actores de Hollywood aunque hoy en día tengan menor caché que en otro tiempo. Por lo demás flojilla, en momentos muy aburrida y excesivamente digital. Eso si, contiene algunos guiños, muchos a Star Wars, que hacen que parezca una montaña rusa de originalidad.

En definitiva, Robert Rodriguez ha contado un chiste y lo ha hecho en 2.538 salas de cine de los USA… lo malo es que solo se lo han reído 5 millones de dólares de recaudación.

Otro cartel más de Machete Kills, vista también en Sitges 2013
Otro cartel más de Machete Kills, vista también en Sitges 2013

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Sigo aquí con mi pack de reviews de películas vistas en el Festival de Sitges 2013. Le toca a Monsoon Shootout (2013) de Amit Kumar, apuesta india por en cine de acción con toques de thriller, no exenta de violencia, corrupción, prostitución y otras lindezas que seguro pululan también por esas tierras. Aunque un poco aburridilla, le faltaba ritmo, la idea cuenta una curiosa historia donde el destino y las consecuencias ante una acción tomada cobran todo el protagonismo. Un agente de policía recién matriculado se une a un policía corrupto de dudosa credibilidad y su unidad especial de investigación, formada todo sea dicho por otro agente con pinta de tener pocas luces. El asesinato de un constructor dará paso al momento más crucial del film, ese en el que el novato apunta con su pistola al asesino de este y que desencadenará la verdadera narrativa del film. Tres déjà vu distintos, mata, hiere y es herido, nos mostrarán qué hubiera ocurrido en cada caso según la decisión tomada por el protagonista… y la elección ¿divina? que generará el menor mal, aunque discutible creo yo.

Cartel de la peli india Monsoon Shootout
Cartel de la peli india Monsoon Shootout

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

El bueno de Roman Coppola, pírate y no vuelvas, se apoya en un reparto impensable encabezado por Charlie Sheen, Jason Schwartzman, Katheryn Winnick y Patricia Arquette, a los que acompañan en papeles menores pero igualmente identificables rostros conocidos y con encanto como los de Mary Elizabeth Winstead, Aubrey Plaza, Bill Murray, Dermot Mulroney o Stephen Dorff, para contarnos una de esas crisis de edad, diría que la de los 60 mal llevados, que sufre el género masculino y en el perfil de una especie de tipo sobrado, con la cabeza bastante vacía, salvo si hablamos de sexo, y con una vida disfrutada a tope transitando por el mayor de los histrionismos, los de un rico, y la majadería o excesos más absolutos… vamos, casi se podría decir que estamos ante una autobiografía de Charlie Sheen bajo el pseudónimo de Charles Swan III. Y claro, ¿a quién le puede importar esto? Pues supongo que al señor Roman Coppola, hijo de Francis Ford, hermano de Sofia y primo de Nicolas o Robert Schwartzman, lo que le transforma también en primo de Jason creo yo. Pero a nadie más. Producto infumable, intragable, horrible, indigno si nos lo pretenden colar si quiera como telefilm de sábado por la tarde pero producto ideal para las rarezas que pululan por los festivales de cine. En fin, alucinante de principio a fin, aunque más que alucinante diría que alucinógena y con efectos secundarios no deseados. Lo único rescatable el momento charla de Charlie Sheen en castellano modo macarrónico con la empleada del hogar que trabaja, hablando sobre el tucán que tiene, su novia 40 años más joven que él y que le ha dejado, etc. Huid.

Uno de los carteles de esta basura
Uno de los carteles de esta basura

Publicado por Uruloki en

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llévame a lo más alto!