He aquí una de las películas sorpresa de este 2022 (y oportunidad única de verla en pantalla grande si conseguiste entrada para la maratón del Festival de Sitges 2022). Zack Cregger, director de nada conocido, guionista de no menos cosas que debamos saber, y actor en otras en las que tampoco no se nos ha perdido nada, se planta como el nuevo nombre a tener en cuenta en el mundillo del terror visto el prometedor giro que ha logrado dar a su carrera con la muy agradecida Barbarian.

Si Tess, no hay nada mejor que tirar del "hilo"
Si Tess, no hay nada mejor que tirar del "hilo"

Con poco, Georgina Campbell ("Krypton"), Bill Skarsgård (It, El diablo a todas horas o "Hemlock Grove"), y Justin Long (Jeeper Creepers, Tusk o Arrástrame al infierno) en el reparto, y un guión propio con mucha imaginación, Cregger se saca de la manga un nuevo clásico del género al construir uno de los thrillers del momento, atado en el terror más retorcido, pero no exento de mucho humor, todo el muy gamberro. Barbarian es en mucho tiempo uno de los films más imprevisibles que te puedas echar encima, y todo comienza a girar cuando Tess (Campbell) llega tarde, mal y a rastras a su reserva Airbnb. Para sorpresa de todos, protagonista y espectadores, la vivienda se encuentra ocupada por Keith (Skarsgård), y todo hace pensar que el rumbo de Barbarian está marcado y que nada bueno puede salir de esa imprevista situación. Aquí todo juega a favor del director debido el subconsciente humano y la percepción que tenemos todos del angelical rostro del joven de la familia Skarsgård. Pero pronto llegará la mayor de las claustrofobias, la entrada en un submundo imprevisto donde el aroma Wes Craven impregna las paredes, chorrean, y donde lo siniestro y atávico decide hacerse con el protagonismo, todo se vuelve radical y grotesco.

Metro en mano, AJ se enfrenta a la radicalidad de la idea de Barbarian
Metro en mano, AJ se enfrenta a la radicalidad de la idea de Barbarian

Cregger sin embargo no deja que nos regocijemos en esta nueva plaza de terror, y juega con el espectador dando unas pinceladas al funesto origen de lo que nos espera en el sótano de esa apacible casa Airbnb, y ya de paso explota otra vertiente, la comedia macarra apoyada esta en el movimiento #MeToo y la especulación inmobiliaria… curiosa mezcla. AJ (Long) es un actor caído en desgracia a los 30 segundos de su presentación, y aire fresco para que la segunda parte de la película sea el complemento perfecto de la tensa primera. Y hasta aquí llego, sigo pensando que aun pasada un semana de su estreno en Disney+ lo mejor es no seguir entrando en detalles, porque la bueno de Barbarian es saber poco o nada, sencillamente ver, sorprenderse y disfrutar hasta ese grotesco final. Gloria bendita, si señor.

Nunca sabes lo que uno se puede llevar en una maleta de viaje, Barbarian te lo cuenta
Nunca sabes lo que uno se puede llevar en una maleta de viaje, Barbarian te lo cuenta