Cine de Terror


Ya estamos en junio, pero echo la vista atrás y descubro que abril sigue sin ser revisado en el blog. Vamos por lo tanto con el cine de hace un par de meses, que no es para nada flojo… se vienen un par de meses que han molado mucho.

Godzilla y Kong: El nuevo imperio (Godzilla x Kong: The New Empire) de Adam Wingard. Arrancamos el mes con cine sin complejos, sin pretensiones, y directo a mostrar su dos únicas motivaciones: titanes zurrándose de lo lindo y humanos haciendo estupideces todo el rato. En el fondo diversión pura y dura, homenajes varios a lo más pulp y oculto de los universos Godzilla y Kong, y mil y una licencias para que la historia discurra por su camino. Se disfruta. Adam Wingard molas, Dan Stevens molas más.

Rebel Moon (Parte dos): La guerrera que deja marcas (Rebel Moon – Chapter Two: The Scargiver) de Zack Snyder. Comienzo diciendo que la anterior era mucho mejor. Es cierto que las secuencias de acción son marca de la casa y por lo tanto buenas, pero la trama gestada por Snyder es un total despropósito, a veces aburrida y otras totalmente innecesaria. Aquí Snyder completa su ciclada versión de Los 7 magníficos del espacio, por lo tanto, un remake de un film de serie B, que obviamente podría hasta considerarse una revisión muy libre de los clásicos Los siete samuráis y Los siete magníficos, pero donde sus 2 horas de cámara lenta no ayudan a dar gracia a una historia en el fondo completamente vacía.

Uno de los carteles de de Civil War
Uno de los carteles de de Civil War

Monkey Man de Dev Patel. Algo más que una muy buena película de acción con grandes secuencias de lucha, fin. Ha sido toda una sorpresa ver a Dev Patel (recordadle por Slumdog Millionaire o El Caballero Verde) no sólo como protagonista, sino también como director (debutante) y guionista. Patel da un paso al frente y cumple sobradamente con la confianza de nada menos que Jordan Peele, productor. El film equilibra sus poderes entre los marginados sociales, las creencias en las historias populares indias y la corrupción más allá de lo creíble. Notable.

El especialista (The Fall Guy) de David Leitch. ¿La comedia romántica del año? Tal vez. ¿El mejor homenaje jamás hecho a los especialistas de cine? Sin lugar a duda. Leitch se hizo a sí mismo como director de especialistas, luego rodó John Wick con su compañero Chad Stahelski… y ahora ha dirigido a Ryan Gosling y Emily Blunt en una divertidísima comedia sobre una historia de amor a lo grande entre un especialista (Gosling) y una directora (Blunt). La película está plagada de guiños al cine que homenajea, creciendo a toda velocidad gracias al propio Gosling, su carisma y su más que demostrada capacidad cómica. Blunt también está genial, acompañada también por la imponente Hannah Waddingham o Aaron Taylor-Johnson. ¿Lo más incomprensible de todo? Pues que un film divertido, casi ya de culto (tiempo al tiempo), metiéndose un batacazo en taquilla que confirma que hay cosas que no se entiende.

Abigail de Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett (Radio Silence) Una de las tramas más involuntarias, retorcidas y absurdas de la historia, convertida en un brutal y explosivo baño de sangre. Divertido juego del gato y el ratón con un vampiro bailarín y 6 criminales sin cerebro. Todo sucede como era de esperar si bien los numerosos guiños (o plagios) a Abierto hasta el amanecer son muy de agradecer. Pura película de serie B con la siempre gran presencia de Dan Stevens, que nuevamente es lo mejor de un producto menor pero que se puede disfrutar con cariño.

Beekeeper: El protector (The Beekeeper) de David Ayer. WTF total… ¿qué ha pasado con David Ayer? Pues que se ha unido al guionista Kurt Wimmer, que tiene buenos trabajos (Equilibrium), pero otros bastante normaluchos. En esta Jason Statham mata a todo el que se le ponga delante, de las más diversas formas, y como si tal cosa, en un proyecto desenfrenado y salvaje. Todo lo que acontence es para pillarlo con pinzas.

Civil War de Alex Garland. Una obra maestra que, aunque se piense, no es tan distópica como parece, una película de madurez que es también una historia de despedida. Un film de ida y vuelta con la pérdida de la inocencia, por un lado, pero la constatación de lo aterradora y desgarradora que es la realidad por otro. Un viaje a las entrañas del sinsentido y de los bandos, donde se puede averiguar hasta dónde pueden llegar las mentes más crueles y extremas. Visualmente asombrosa, descarnada y violenta, pero perfecta sobre cómo evolucionarán tristemente las cosas en un mundo no tan lejano. Arriba de todo en este 2024, Garland nunca ha defraudado.

 

Venga, arranca mayo y hay que recuperar lo visto en marzo. Abril ha sido una maravilla en cine, así que se vienen cosas interesantes para recomendar en unos días. Vamos sin embargo con marzo que en tema de estrenos en cine… pocos, o muy pocos (los que pude ver). Fue un mes aprovechado para recuperar mucho de años anteriores, y nada mejor que comentar esas propuestas que me fueron flipando ese mes.

Dune: Parte dos (Dune: Part Two) de Denis Villeneuve. Nueva experiencia inmersiva de cine. La segunda parte de un maravilloso viaje a través de la gran creación de Frank Herbert. Soberbia, visualmente asombrosa, perfectamente realizada y desarrollada. Denis Villeneuve está un paso por delante de muchos otros, y aquí tenemos un nuevo buen ejemplo de cómo se hace el mejor Hollywood. Una superproducción a lo bestia.

Cartel de El insoportable peso de un talento descomunal
Cartel de El insoportable peso de un talento descomunal

Beau tiene miedo (Beau is Afraid) de Ari Aster. Un extraño viaje por la locura de Beau (madre mía como se transforma Joaquim Phoenix). Sus sueños, sus recuerdos, su madre… la propuesta cinematográfica más extraña en lo que va de carrera del autor Ari Aster se acerca a la frontera entre su cine y otros de enfants terribles como David Lynch. Extraña y totalmente inesperada.

The Innocents (De uskyldige) de Eskil Vogt. Ya nos lo confirmó Chico Ibañez Serrador, el verdadero horror tiene cara de niño. Inquietante y terrorífica de principio a fin. Un perfecto What if de los descontrolables límites de las mutaciones si estas existieran. Los X-Men del puro miedo. Muy recomendable.

Damsel de Juan Carlos Fresnadillo. Pese a que Millie Bobby Brown está más cerca de ser un producto de la factoría de Hollywood que una actriz con estilo propio, el resultado final no está tan mal. Historia de fantasía sobre una princesa que triunfará donde los hombres fracasaron y murieron (ya lo hicieron otras reinas como Ripley o Sarah Connor). Aunque es una oda a todoterrenismo más desbocado es entretenida, algo que Netflix no suele ni alcanzar pese a las ingentes cantidades de dinero que invierte.

El insoportable peso de un talento descomunal (The Unbearable Weight of Massive Talent) de Tom Gormican. Nicolas Cage como Nick Cage en una película de Nicolas Cage. ¿Qué se puede esperar? Pues un joven Nick Cage salido directamente de Corazón salvaje dando consejos en una película única e irrepetible a un ya pasado de vueltas Nick Cage (tal cual es ahora). Demostración de que este señor no para de reinventarse y que en los últimos años es todo un "sí, dame más". Muy divertida en los dos primeros actos, más seria en el último… si bien el apoyo de Pedro Pascal es genial y clave para mantener el ritmo.

La maravillosa historia de Henry Sugar (The Wonderful Story of Henry Sugar) de Wes Anderson. Sencillamente hermosa. Nada más. Una emotiva y reveladora maravilla.

Fumar provoca tos (Fumer fait tousser) de Quentin Dupieux. Incroyable mais vrai… como diría su director. El cine de Dupieux es para quedarse siempre a verlo, disfrutarlo y fliparlo. Idea surrealista sobre unos superhéroes de traje de latex, enfrentados a criaturas kaiju al modo Power Rangers / Ultraman, que se piran de descanso espiritual. Paja mental mayúscula que no tiene desperdicio, que visita ya de paso el mundo sucio de Meet the Feebles de Peter Jackson.

American Fiction de Cord Jefferson. Una historia sobre los estereotipos raciales mientras se vive una vida triste en la que para más INRI las cosas no son nada agradables. Una película sobre el racismo, sobre cómo el camino fácil y sin complicaciones suele ser el que genera el mayor de los éxitos, pero también sobre la vida de una familia donde todo sale mal (o peor según se vea). Una buena forma de reírse de gran parte del modelo cinematográfico que se nos ofrece desde la meca del cine. Una película muy inteligente.

Cartel de El insoportable peso de un talento descomunal
Cartel de Fumar provoca tos

Noche de paz (Silent Night) de John Woo. Producto "kill them all". El cine mudo vuelve (forzado), pero ahora en un muy violento desmadre donde el protagonista principal clama venganza. La película está bien hecha, pero John Woo, de alguna manera, ha perdido su pegada, esa que disfrutamos en clásicos como Hard Boiled, The Killer o A Better Tomorrow, u otras películas más modernas como Face / Off o Paycheck. Joel Kinnaman muta para transformarse en una especie de Castigador que mata a todos los gánsteres posibles y más. Sota, caballo y rey, no hay más.

Road House de Doug Liman. Regresamos al cine de los tipos duros que pasó de moda, o que se quedó afincado en otras décadas. Doug Liman hace un buen trabajo, pero extiende el metraje un poco más de lo esperado. La película no escatima en momentos divertidos, peleas violentas pasadas de rosca y cuenta con la presencia del luchador de la UFC Conor McGregor. Jake Gyllenhaal , ciclado cosa fina, hace bien su trabajo. Entretiene, que no es poco.

Studio 666 de BJ McDonnell. Divertida película de terror/comedia, pelín orientada a la autopromoción de la banda Foo Fighters. Pero curiosamente, el resultado es divertido, bien trabajado principalmente por Dave Grohl (ex batería de Nirvana), repleta de potentes momentos gore, con un generoso pack de víctimas y algunos pequeños pero agradecidos giros. Además, está el cameo de John Carpenter.

Los comentarios están desactivados
 

Confesión de febrero: muy poco nuevo visto en cines, Vermin. La plaga y Argylle, mucho visto en plataformas y que tenía pendiente, One cut of the dead, Corten!, The Man from Earth, Elvis o Come True, y desastres titánicos del mundo comiquero como The Marvels o Morbius. Marzo es más completito, en unos días, y abril a ver si pillo ritmo que me he ido una semana de vacaciones y el cine lo he dejado totalmente de lado. Al tema.

Vermin. La plaga (Vermines) de Sébastien Vanicek. Una muy buena idea, empieza como una historia de terror del bueno, de las que te dan cosa y provocan que te pique el cuerpo, pero acaba como una monster movie imposible de dimensiones inesperadas y totalmente descontrolada (Arach Attack / Eight Legged Freaks). Esto es lo más curioso, el salto que da de esa perspectiva de verdadero horror por culpa de una araña que se siente amenazada, a un survival horror más en la línea de films o videojuegos de de zombies popularmente conocidos. Cumple y eso vale.

Argylle de Matthew Vaughn. No es lo mejor de Vaughn, de hecho, es lo peor, pero estamos ante una divertida película de acción con un comienzo francamente esperanzador y molón, que salta a una disparatada yincana de dobles y triples juegos demasiado complejo de seguir, y que para más INRI trata de acabar en un final interminable… hay tres o cuatro intentos por parte de Vaughn de finalizar la película, pero la alarga hasta al hastío en un aburrido bucle de chorradas que no tienen fin. La escena final y la escena extra son… no sé qué pensar hacia donde quiere ir el director (ojalá cambie el chip). Lo mejor es el costosísimo reparto encabezado por Sam Rockwell, Bryce Dallas Howard, Henry Cavill, John Cena, Richard E. Grant, Bryan Cranston o Samuel L. Jackson. Menudo fiasco económico el film este, fracaso monumental.

Póster de Come True
Póster de Come True

One cut of the dead (Kamera o tomeru na!) de Shin’ichirô Ueda. La original. Divertida pero muy barata, verla después de la versión francesa juega en su contra, sin embargo, hay que agradecer la fantástica idea, aun considerando que ya hemos visto otras películas como esta: Bowfinger es hasta ahora la mejor y la mas grande de este tipo.

Corten! (Coupez!) de Michel Hazanavicius. Un divertido remake de una película de terror de zombis casi fandom dirigida por un director de Oscar (The Artist por si no lo recordáis). Es divertida. Un buen homenaje al cine amateur y un brutal copy & paste (con muchos más recursos) de la película japonesa anteriormente comentada. Lo dicho, hubo un tiempo en que Hazanavicius ganó un Oscar… uno y no más, Santo Tomás.

The Man from Earth de Richard Schenkman. Film de 2007 que con poco o nada, una habitación y actores como el habitual secundario David Lee Smith, Tony Todd (el verdadero Candyman) o William Katt (icónico en Carrie, House, una casa alucinante o la serie de nuestra infancia "El gran héroe americano"). Totalmente sorprendente, inesperada, inteligente, desafiante. Un buen ejemplo de cómo la ciencia ficción puede ofrecer películas realmente buenas con nada.

Elvis de Baz Luhrmann. Sencillamente diferente. Única y por momentos colosal. Lleva la triste vida de Elvis Presley al hiperbólico y enérgico mundo de Luhrmann. Austin Butler está increíble… hay que ponerle la marca de actor obligado para ver con qué nos sorprende en la próxima.

Come True de Anthony Scott Burns. Han pasado ya un par de meses y sigo pensando sobre lo que vi, sobre lo que era verdad y lo que no. Sobre la posible falsa realidad que nos quieren enseñar, pero que no se puede saber si es realmente falsa o totalmente verdadera. Come True es la típica peli de ciencia ficción independiente (véanse joyas como Coherence, Seguridad no garantizada, Moon, Primer o Los cronocrímenes), con una gran propuesta que juega contigo hasta que te das cuenta de que está en tu mano decidir qué estás viendo realmente. Fabulosa.

Lo peor del mes han sido estas dos penurias comiqueras. El género se está agotando cosa fina. The Marvels de Nia DaCosta. Mala. Aburrida. Otro despiste más de Marvel y un claro ejemplo de que más allá de los grandes personajes principales la famosa compañía no está mostrando una propuesta convincente. Lo que más pena me da, que DaCosta haya caído aquí tras la muy molona revisión de Candyman. Morbius de Daniel Espinosa. Otro que también hubiera hecho mejor quedarse en el cine de terror tras la muy recomendable Life. Esta del universo Marvel es malísima… esperando por la siguiente.

Los comentarios están desactivados
 

Me despisto y no me decís nada. Me pongo con las pelis de enero que más tilín me hicieron, comenzando por la rareza Saltburn y terminando con la wesandersoniana Asteroid City. Hay muchas cosas interesantes para disfrutar, y enero de 2024 puede clasificarse como el mes del surrealismo cinematográfico.

Saltburn de Emerald Fennell. Este 2024 arrancó con el estreno en Prime Video de Saltburn, sin lugar a duda una de las películas más raras que te puedes echar en cara en estos momentos. Una obra sobre la manipulación, los excesos, las drogas, vivir la vida loca y… el vampirismo en el peor sentido de la palabra. Vamos, una maravillosa oda a los parásitos. Y sí, Saltburn puede ser la primera película de terror del año y cuenta con un buen grupo de sanguijuelas como protagonistas. El reparto cuenta con unos cuantos rostros conocidos como los de Barry Keoghan, Jacob Elordi, Richard E. Grant, Rosamund Pike o Carey Mulligan. A los mandos la Fennell, responsable de la maravillosa Una joven prometedora (Promising Young Woman) y guionista de la no menos genial "Killing Eve".

Póster de Pobres criaturas
Póster de Pobres criaturas

La sociedad de la nieve de J.A. Bayona. Nueva versión de la tragedia de los Andes, adaptada con un enfoque más preciso, riguroso, y desde un punto de vista mucho más duro y realista. La película de Bayona es más cercana, emotiva y basa su narrativa en principios fundamentales como el liderazgo, la amistad y el sacrificio (factores que movieron a aquellos que pasaron lo indecible durante el transcurso de la tragedia). La historia es bastante dura, desagradable, cruda y más cruel que la versión hollywoodiense de los 90.

Yannick de Quentin Dupieux. Extraña, aunque esperada, estamos ante 67 minutos del clásico surrealismo salido de la mente de Dupieux. Aun con todo, es una película rara hasta para el propio director francés, con un argumento que pasa de la comedia de su primera mitad, a la seriedad de la segunda. Dupieux siempre cumple como ser desconcertante, su cine es así y por eso gusta. Esta vez nada es esperado, nada es habitual, todo es esperpéntico, y el final, cortante donde los haya, te deja con el culo muy torcido.

Los que se quedan (The Holdovers) de Alexander Payne. El film protagonizado por un genial Paul Giamatti es una mezcla de El club de los cinco (The Breakfast Club) con El club de los poetas muertos (Dead Poetry Society), aunque dividido por 5, y una notable amalgama de momentos entrañables y mucha personalidad. Sin dudarlo estamos ante uno de los mejores films de este nuevo año. Conmovedor, cercano, muy triste pero en cierto punto, reconfortante y agradecido.

No tengas miedo (Cobweb) de Samuel Bodin. El director de la aplaudida serie "Marianne", propone un "Cosas de casa" ("Family Matters") pero vista desde el lado más oscuro de la familia. Buena película de terror esta protagonizada por Lizzy Caplan (Monstruoso) y Antony Starr ("The Boys") que sigue el subgénero de miembro inesperado en el seno de una familia estándar. Podría verse como una versión también blanca de ¿Dónde te escondes, hermano? (Basket Case), pero con una pareja de padres bastante raros dando una muy dura educación a su débil hijo. El misterio más allá de las paredes juega en la liga de las criaturas japonesas que tanto mal rollo nos ha dado desde Ringu. Notable.

Pobres criaturas (Poor Things) de Yorgos Lantimos. Una de las mejores películas del año, si no la mejor, con referencias a la comedia de Monty Python, a la rareza de Jean-Pierre Jeunet y a las propias creaciones de Lanthimos. Pobres criaturas es un viaje único a la mayoría de edad de una nueva personalidad, sobre cómo la gente construye sus creencias, sobre cómo se toman decisiones para descubrir el éxito y los errores. Emma Stone clava el personaje y está rodeada por las soberbias interpretaciones de Willem Dafoe y Mark Ruffalo. Pobres criaturas es una montaña rusa entre la comedia pura, la comedia oscura, la comedia slapstick y un surrealismo visual digno de un cuadro de Dalí. Una puñetera joya.

Asteroid City de Wes Anderson. Cine curioso (como siempre), pero no tan sobresaliente (también como siempre). Está bien verla, pero con toda probabilidad sea una de las películas con menos encanto de ese maestro de lo único que es Anderson. El reparto, muchos habituales, está a un nivel que no se lo puede imaginar nadie salvo cuando se sienta a descubrir cada obra de este director.

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Muy sobre la campana, demasiado, pero como es menester es momento de revisar esas películas con las que a lo largo del 2024 podremos soñar (por las ganas que les tengo). De la lista hay una que ya aparecía el año pasado, Civil War de Alex Garland, pero es finalmente este año cuando se estrenará… así que de cabeza a la lista. Por otro lado, y no lo voy a negar, me subo al carro en modo ratilla porque se han anunciado un par de cosas a última hora que han hecho cautivo al mayor de mis intereses. En fin, vamos por lo tanto con las esperanzas del 2024 (que son unas cuantas):

Esas 20 que tengo grabadas a fuego para ver en este 2024... dios mediante
Esas 20 que tengo grabadas a fuego para ver en este 2024… dios mediante

MaXXXine de Ti West. El esperado cierre a la trilogía de Ti West y Mia Goth llegará a lo largo de este año siempre y cuando ciertas noticias no provoquen que todo se vaya al traste. Vuelve Maxine a dar la tabarra tras la gloriosa X ahora en Los Angeles de los años 80 en un terror del que comentan que estará a la altura del estilo visual y narrativo del maestro Dario Argento. Mil ganas, dios mediante. Elizabeth Debicki, Lily Collins o Michele Monaghan por ahí andarán (y seguro que alguna o todas morirán). También están e igual palman Kevin Bacon, Helena Bonham Carter, Bobby Cannavale o Giancarlo Esposito.

Love Lies Bleeding de Rose Glass. Qué os voy a decir, pues que fue ver el trailer, el ritmo, la trama y zasca… arriba de la lista. Katy M. O’Briany Kristen Stewart (diosa de productos raros) acompañadas por Jena Malone, el veteranísimo Ed Harris o Dave Franco. Historia de Lou (Stewart), una manager de un gimnasio que se enamora de Jackie (la O’Brian), una ambiciosa culturista que se dirige a Las Vegas para perseguir su gran sueño. Todo tomo un tono rojo sangre cuando la muy violenta y mafiosa familia de Lou, dignos de la Cañada Real, hace acto de presencia. Tiene una pinta electrizante.

Argylle de Matthew Vaughn. Nueva vuelta del cine pizpireto que cada vez mejor domina el director británico. Propuesta genial sobre una escritora (Bryce Dallas Howard) que ha creado un personaje en un mundo ficticio de espías imposibles. Lo curioso, cuando la realidad y la ficción dejan de mantenerse separados y todo es más real de lo que la máquina de escribir refleja. Reparto molón con Sam Rockwell, Henry Cavill, la Howard, John Cena y otros. Va a molar, y con suerte habrá un nuevo tema original de Take That.

Civil War de Alex Garland. Garland se apunta de nuevo a la ciencia ficción original, guión propio, con Civil War. En un futuro próximo, un equipo de periodistas viaja por Estados Unidos, y debe sobrevivir, durante una guerra civil que se extiende rápidamente por toda la nación y que enfrenta al gobierno con las nuevas "Fuerzas del Oeste" separatistas lideradas por los estados de Texas y California. Repartazo también con Kirsten Dunst, Wagner Moura, Jesse Plemons o Nick Offerman. ¿Distopia o realidad? Veremos.

The Fall Guy de David Leitch. Pues si, cine de palomitas con Ryan Gosling, Emily Blunt y Aaron Taylor-Johnson. Colt Seavers (Gosling) es un doble de acción curtido en mil batallas que vuelve a la acción cuando la estrella de una película de un gran estudio desaparece repentinamente. Su misión… rescatarlo. Comedia de las que te lo pasas teta seguro. Chorrada infinita de mano de David Leitch. Risa asegurada.

Alien: Romulus de Fede Álvarez. Pues eso, la criatura Alien en manos de Fede Álvarez… poco más que decir y más cuando no se sabe nada. Un grupo de actores poco conocidos haciendo frente a la criatura más molona de la historia de la ciencia ficción en el espacio. A esperar por la gloria.

Joker: Folie à Deux de Todd Phillips. No lo voy a negar, que el Joker se pase al musical y con Lady Gaga como su compañera Harley Quinn pues me llama la atención. Hay que ver este nuevo episodio de los Elseworlds.

Nosferatu de Robert Eggers. No tengo claro si molará o no, pero desde luego que el cine de Eggers no te deja indiferente nunca. Que si The Witch, que si The Lighthouse, que si The Northman, y ahora un nuevo viaje al origen de los vampiros con una nueva versión del clásico de los clásico Nosferatu. Buen reparto con Bill Skarsgård transformado en el Conde Orlok, Lily-Rose Depp, Willem Dafoe nuevamente, Emma Corrin, Nicholas Hoult, Aaron Taylor-Johnson y el danés Claes Bang.

The Watchers de Ishana Shyamalan y Trap de M. Night Shyamalan. La familia unida permanece unida. Lo que une el terror que no lo separe el hombre. En el film de la hija tendremos a Dakota Fanning encarnando a Mina, una artista de 28 años que se queda varada en un extenso bosque virgen del oeste de Irlanda. Cuando encuentra refugio, se verá atrapada sin saberlo junto a tres extraños que son observados y acechados por misteriosas criaturas cada noche. De Trap no se sabe nada, y como siempre cuando menos mejor.

Mickey 17 de Bong Joon Ho. El director coreano se pasa por USA y se junta con Robert Pattinson, Toni Collete, Mark Ruffalo o Steven Yuen. La historia de un "prescindible", empleado enviado a colonizar un nuevo planeta helado en sabe dios donde. El tema, Mickey muere en cada una de sus misiones, y luego es regenerado en un nuevo cuerpo pero conservando todos sus recuerdos. Lo jodido del trabajo será descubierto por la última generación de los Mickey. Muy buena pinta.

Dune: Part Two de Dennis Villeneuve. Poco se puede decir, hay que terminar y va a ser a lo grande. Fin. Ah, Christopher Walken se suma a la saga, y Austin Butler como Feyd Rautha.

Furiosa: A Mad Max Saga de George Miller. Sobre esta tengo sentimientos encontrados. No niego que todo lo que hace Anya Taylor-Joy es santo de mi devoción, pero el trailer desvelado no hace tanto me ha dejado entre convencido y descreído. No lo tengo nada claro, no sé si Miller seguirá en lo más alto o si sucumbirá por culpa de su glorioso pasado.

The Ministry Of Ungentlemanly Warfare de Guy Ritchie. Pues otra que me apunto a última hora. Ritchie se hace un Tarantino y se saca de la manga y de sorpresa esta paranoia de acción macarra con Henry Cavill, Eiza González, Alan Ritchson, Henry Golding, Cary Elwes y Til Schweiger. Acción sin sentido, muertes por doquier, entretenimiento asegurado. Espero que no defraude estos los bastardos de Ritchie.

Spider-Man: Beyond the Spider-Verse de Joaquim Dos Santos, Kemp Powers, y Justin K. Thompson. El cine de animación a otro nivel. Poco más que decir, hace dalta cerrar el círculo abierto con otra flipada de la renovada visión animada del Spider-Man con cara de Miles Morales.

Longlegs de Oz Perkins. No es que el cine de Perkins sea la repanocha, pero siempre tiene algo curioso que ofrecer. Nicolas Cage (una de sus pelis del año) y Maika Monroe (me flipa) protagonizan un thriller de terror psicológico que sabe tú que carallo ofrece.

Termino con cosas de terror que tras verse el año en festivales llegarán ahora a cines. Stopmotion de Robert Morgan, Vermines de Sébastien Vanicek, y Late Night with the Devil de Cameron y Colin Cairnes. Todas ellas llegarán a salas en los próximos meses (o ya), y hay de todo, terror demoníaco y figuras de plastilina, arañas a cascoporro, y un clásico del engaño que se fue de las manos a la televisión británica en los años 70. Ah, también estrenará The Wolf Man el bueno de Leigh Whannell. El director de dos joyas de la ciencia ficción como Update y El hombre invisible (The Invisible Man). Otro en el que confío ciegamente.

Los comentarios están desactivados
 

Pues nada, un poco sobre la campana llego con el top del año. En este 2023 me ocurre como el año pasado, del total de films vistos a lo largo del año me quedo con más de 10 porque el punto de corte lo marca las notas que he ido poniendo en la cuenta de Letterboxd. Como siempre no me limito al cine de género en exclusiva, si bien en todas hay algo que las acerca a un mundo enteramente inquietante. Seguramente no coincidiremos en todas, dudo que en ninguna, pero igualmente espero que esta entrada sirva para descubrir alguna cosa oculta (aunque este año no hay rarezas). Ah, entre este top 14 están dos películas del 2022, ambas estrenadas sin embargo en 2023 como suele ocurrir con las que cierran el año en USA. El resto es 100% este año…

Todas esas que mi hicieron tilín a lo bestia... por lo tanto las que más disfruté en 2023
Todas esas que mi hicieron tilín a lo bestia… por lo tanto las que más disfruté en 2023

Anatomía de una caída (Anatomie d’une chute) de Justine Triet. Vista en diciembre gracias al apunte de unos amigos, estamos ante una tremenda historia sobre el más descarnado análisis de la vida privada de una pareja a raíz de un aparente asesinato. No es terror, pero como si lo fuera. Terror por la ruptura de la barrera que protege la privacidad, lo personal y lo íntimo. Es una maravilla de película. A destacar la interpretación de Sandra Hüller y de Antoine Reinartz (el fiscal más detestable de la historia que podría convertirse en uno de los grandes villanos del cine).

Los asesinos de la luna (Killers of the Flower Moon) de Martin Scorsese. Otra que da miedo, y mucho. Un thriller angustioso donde campa a sus anchas el racismo más rancio, sucio y rastrero. La manipulación sobre las personas, el doble rasero, el mirar hacia otro lado, recelo por todas partes, y todo adaptando una historia real, lo que mete más canguelo si cabe. En este caso tenemos a Leonardo DiCaprio en modo superior (y bastante desagradable de aspecto), y un Robert De Niro en plena forma que no se queda atrás con el Antoine Reinartz del film anterior… vamos, hijoputismo ilustrado. Cine superlativo.

Oppenheimer de Christopher Nolan. De alguna forma lo nuevo del ya icónico director británico tiene también su dosis de terror. Terror por lo que supuso el descubrimiento del bárbaro Oppenheimer. Una historia hipnótica, una historia narrada desde tres focos diferente donde descubres lo espeluznante que fue el hecho de fabricar una bomba que segó la vida de decenas de miles de personas de un plumazo. He ahí su magia, contar algo terrible de forma que te mantenga cautivado de principio a fin.

Tetris de Jon S. Baird. Quizás la menos de género de todas las hasta ahora destacadas, pero una película que ha pasado modestamente inadvertida y que es, sin embargo, un diamante en bruto para el que guste de este tipo de narrativas. Una película audaz, sobre un hecho significativo en la historia de los videojuegos que nos cautivó a los que tenemos una edad. No hay terror, pero tienes a la divida Unión Soviética manejando a sus pobres compatriotas para vivir pobremente mientras les niegan un más que merecido éxito. A mi todo el cine que produce o realiza Matthew Vaughn me gana, en 2024 tendremos también nuestra esperada dosis.

Dungeons & Dragons: Honor Among Thieves de John Francis Daley y Jonathan Goldstein. La mejor comedia de fantasía heroica en muchos años. Una delicia que rememora a grandes clásicos del género como Willow o La princesa prometida (The Princess Bride)… ya de regalo una retahíla de efectos especiales prácticos perfectamente combinados con lo digital, una cantidad de referencias a las míticas criaturas del D&D amén de otros grandiosos guiños, y más. Imparable en impagable. Veremos si tenemos continuación, si bien en estos casos cuando llega la segunda parte la suelen cagar bastante, así tal cual ha quedado es un 10 en toda regla, para la posteridad.

The Killer de David Fincher. Si bien Netflix suele adolecer de hacer bastante mierda si hablamos de cine y producciones propias, con la tontería 2023 vuelve a darnos la oportunidad de ver cine de los mejores directores de sus respectivas generaciones. En este caso una adaptación comiquera como pocas de la mano del mago Fincher, protagonizada por un Michael Fassbender metódico, solitario, neurótico y frío. Cómica, catártica, salvaje, violenta, The Killer es cine del bueno, cine con mayúsculas, cine de ese que te sientas y disfrutas por su ritmo, su fotografía y su adaptación, salida de las manos del nada manco Andrew Kevin Walker. Ya lo dije en su momento, hipnótica y paciente.

Babylon de Damien Chazelle. Estrenada en enero del 2023, viva esta carta de amor a uno de los momentos más grandes y traumáticos de la historia del cine, la aparición del cine sonoro y la clausura de los actores que habían crecido y triunfado con el cine mudo. Para cargar más el ambiente, una era de desfase, de total descontrol, de excesos y surrealismo vital. Loca, divertida, triste y emotiva. Brad Pitt genial, Margot Robbie superlativa. Castigada por muchos por su duración, debe disfrutarse como lo que es, una oda al séptimo arte que tanto disfrutamos.

Barbie de Greta Gerwig. Nada mejor que saber reírse de la vida misma. Si viste Zoolander y te reíste de la mofa que se hacía del mundo de la moda, poniendo a los modelos a caer de un burro, ¿por qué no hacerlo con Barbie y su puesta a caldo del ser humano masculino? La verdad, se le buscó de todo, y tristemente no todo el mundo supo disfrutarla. Una de las más divertidas comedias del año, con un número musical espectacular con un Ryan Gosling excelso haciendo uno de los bailes más simpáticos. Ya lo comenté en su momento, quién le iba a decir a la Gerwig que estaría aquí triunfando como pocas tras palmar violentamente en La casa del diablo(House of the Devil) de Ti West.

Misión imposible: Sentencia mortal, parte 1 (Mission: Impossible – Dead Reckoning Part One) de Christopher McQuarrie. La saga de Misión Imposible es hoy en día el culmen del cine de acción, y esta primera parte del arco Sentencia Mortal es buena muestra de que no hay nada que la iguale… salvo la despedida de John Wick, claro está. Tom Cruise es la estrella por excelencia, el último gran gerifalte del género de acción que te deja catatónico ante la pantalla. Actor total, maestro de ceremonias con un carisma que ríete tu del magnetismo de Marilyn Monroe. Esperando la segunda parte, y cierre puede que de una era, pese a que no recaudó lo que esperaban de ella.

The Flash de Andy Muschietti. Mira que ha recibido golpes, mira que le han dado palos, mira que la han puesto de vuelta y media. Pese a todo eso a mi me encantó en su momento (y por eso me la he comprado para poder recuperarla cuando me venga en gana). Quizás fuera por el factor Batman / Michael Keaton, quizás el hecho de esa Supergirl con aspecto de Sasha Calle. Me la sopla la turra que nos han dado con los efectos visuales, me la trae floja lo que haya pasado con Ezra Miller, etc. The Flash moló, mucho más que la secuela de Aquaman, y con eso yo me quedé más que feliz.

Spider-Man: Cruzando el multiverso (Spider-Man: Across the Spider-Verse) de Joaquim Dos Santos, Kemp Powers y Justin K. Thompson. La obra maestra de la animación en este 2023 que ya ha terminado, seguida de cerca por Ninja Turtles: Caos mutante (Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutant Mayhem), pero bastante mejor que esta. Un espectáculo del estilo, un juguete gráfico que te deja atónito, una barbaridad de la composición y la imaginación. Nadie imaginaba que llegarían a este nivel tras la anterior parte de las aventuras de Miles Morales, pero llegaron y dieron un golpe en la mesa… aunque nos dieron viento con eso de tener que esperar a la conclusión puede que este 2024 o en 2025.

John Wick: Chapter 4 de Chad Stahelski. El fin de una era y el paso definitivo en cuanto a espectáculo sin parangón. Lo que fue la primera parte y lo que ha sido este fin de ciclo Keanu Reeves. Como gran regalo la escena del tiroteo desde el techo. Sencillamente la mejor secuencia de acción en años… pura magnificencia, asombrosa y épica. Fuera de todo alcance imaginable y seguramente copiada hasta el hastío de ahora en adelante. Este cuarto capítulo de la vida y obra de John Wick es un ejemplo de cine de acción coreografiado a la perfección. Echaremos de menos al personaje, pero siempre podremos acudir al soporte favorito de cada uno para verla de nuevo y decir eso de "menudo despiporre". Ah, flipante Scott Adkins maquillado como el Gordo Cabrón y repartiendo estopa a diestro y siniestro. Lo dicho, una joya.

Llaman a la puerta (Knock at the Cabin) de M. Night Shyamalan. Seguro que a muchos les molestará contar con esta en mi top, pero a mi el cine de Shyamalan es que me encanta. Haga lo que haga me parece original, y aunque al igual que con Tiempo (Old), había una libre adaptación de una obra original, en Llaman a la puerta el factor de las manos del director es vital para que el conjunto funcione a la perfección. Un thriller de terror bien dirigido, tenso, angustioso y apocalíptico. ¿Qué más se le puede pedir? Pues otra para 2024… o un par si puede ser.

Almas en pena de Inisherin (The Banshees of Inisherin) de Martin McDonagh. Otra maravilla para cerrar esta lista, no se comió un colín en los Oscar, pero ni puto caso. Divertimento puro, extravagancia supina, surrealismo de pueblo y personajes inconcebibles. Una historia curiosa, una razón para entender que las cosas ocurren porque si, sin razón aparente, pero ocurren y toca joderse y afrontarlas. La historia de dos ex-amigos llamados Pádraic Súilleabháin (Colin Farrel) y Colm Doherty (Brendan Gleeson). Que gustazo ver cine del director de Escondidos en brujas (In Bruges) o Siete psicópatas (Seven Psychopaths).

Los comentarios están desactivados
 

Cierre de año, al menos en lo tocante a visionados, y abriendo camino a lo mejor del año y esperanzas del 2024… Este mes ha tenido de todo, desde la musical Wonka, pasando por las fantasías Aquaman 2 y Rebel Moon, la joya Anatomía de una caída, y la terrible Five Nights at Freddy’s. Al tema…

Rebel Moon – Parte 1: La niña del fuego (Rebel Moon – Part One: A Child of Fire) de Zack Snyder. Lo último del visionario y creativo director, que no le quepa a nadie duda de que lo es, es con tristeza un quiero y no puedo. En el desierto Rebel Moon existen espejismos de grandeza, un prometedor western del espacio, una versión pulp / serie B / rip-off de episodios diversos de la saga Star Wars (el reflejo Rogue One con ese equipo de inadaptados enfrentándose a un villano global)… pero en el fondo el visionado Rebel Moon se sufre por tener un guión aburrido, una trama aburrida, personajes variados pero aburridos y poco más. Lo peor, que Snyder nos venda a posteriori un director’s cut de 3 horas (que Netflix no ha estrenado). Y pese a todo, hay que ver la segunda parte, a ver si la cosa mejora y el universo Rebel Moon no se convierte en el epitafio de su carrera.

Uno de los carteles de Rebel Moon - Parte 1: La niña del fuego
Uno de los carteles de Rebel Moon – Parte 1: La niña del fuego

Wonka de Paul King. Se sienta uno a ver Wonka y disfruta de una sesión de pura fantasía, de puro Chalamet haciendo lo que mejor sabe hacer (de los mejores de su generación desde Call me by your name, pasando por Bones and all, y llegando a Dune…) La propuesta de King, responsable de esas joyitas tituladas Paddington, es divertida, emotiva, entretenida, hipnotizante, y por supuesto sobrecargada de chocolate y con suficientes momentos disparatados dignos del Willy Wonka más loco. Sin embargo no todo va a ser perfección, la película es bastante naíf a la hora de pensar en las locuras que haría un Wonka más adulto, si bien hay algunos elementos soterrados en la propia historia que si profundizas en ellos puedes empezar a ver la otra cara del personaje creado por Roald Dahl.

Anatomía de una caída (Anatomie d’une chute) de Justine Triet. Menudo suplicio pasas mientras ves Anatomía de una caída. Estamos ante la Santa Inquisición contra la vida en pareja. Un análisis ajeno de lo que haces en tu vida privada. Pura intrusión en lo personal para disfrute del espectador, y como bonus un juicio digno de los clásicos del género. Una joya de principio a fin, con una fabulosa Sandra Hüller que sufre lo indecible ante todo el mundo, pero sobre todo ante ese fiscal encarnado por un despótico Antoine Reinartz. Espeluznante y magistral al mismo tiempo.

Five Nights at Freddy’s de Emma Tammi. Lo queramos o no demasiado aburrida, e incluso peor que Willy’s Wonderland (que ya es decir). En este caso nada es rescatable, nada es interesante y con un Josh Hutcherson en horas muy bajas (y tan bajas). Nada es interesante pero si olvidable.

Aquaman y el reino perdido (Aquaman and the Lost Kingdom) de James Wan. Le decimos definitivamente adiós al DCU de la era Zack Snyder. Ha sido un placer ver su último episodio, aún considerándolo una película de una simpleza arrolladora. Visualmente es impresionante, no se puede negar, pero el guión es tan piloto automático que resulta aún más graciosa si la piensas con cierta profundidad. Jason Momoa se encumbra en la versión menos Aquaman de todas sus encarnaciones en el DCU, y demasiado más Momoa de lo que se debería esperar… por otro lado vale la pena aplaudir a Patrick Wilson como Orm, es increíble el gran rendimiento que le saca Wan a su actor fetiche, y de nuevo gracias al estudio por poner de nuevo a Black Manta (Yahya Abdul-Mateen II) como el gran villano. Por favor, vayamos a por la próxima.

Como recuerdo de otro tiempo, y cierro ya diciembre, me volví a ver Necronomicon de Christophe Gans, Shusuke Kaneno y Brian Yuzna. Una de esas olvidadas reliquias del género Lovecraftiano, con un par de segmentos (el de Gans y el de enlace de Yuzna) que ayudan a sacar pecho y tener toda la esperanza posible a la adaptación de "La llamada de Cthulhu" en manos de James Wan.

Los comentarios están desactivados
 

Y sigo avanzando en este 2023. Es turno de noviembre, por lo tanto turno de Reptile, The Killer, Thanksgiving, Napoleon, V/H/S/85 y The Exorcitst: Believer… y alguna otra cosa nunca antes vista y que una vez descubierta, pues feliz de la vida.

The Killer de David Fincher. Historia de un asesino a sueldo (Michael Fassbender) metódico, solitario, neurótico y frío, que debe hacer frente a una situación no tan rara para alguien como él (visto a lo que se dedica). El resultado final es visualmente sorprendente, contando con un fantástico trabajo de fotografía y una narración plagada de pequeños detalles y momentos únicos. A veces nos plantamos ante una comedia muy negra, otras ante uno de los thrillers más violentos del año. Un buen trabajo de uno de los mejores directores de las dos últimas décadas, amén Fincher, con un guión (adaptación de cómic de Matz y Luc Jacamon) de otro guionista inolvidable: el gran Andrew Kevin Walker. Además, refleja lo que uno entiende debe ser la vida de un asesino… la vida de un don nadie, donde se viaja de aquí a allá, y se espera tiempo inmemorial para, de repente, matar violentamente a otra persona. Hipnótica y paciente. Cine del bueno, The Killer es otra que se puede ver en Netflix.

Curioso cartel de Los asesinos de la luna...
Curioso cartel de Los asesinos de la luna…

Black Friday (Thanksgiving) de Eli Roth. No al 100% como me la esperaba (de ilusión también se vive), pero sí al 85% basada en lo que vimos cuando se estrenó Grindhouse. Está claro que probablemente tengamos una versión uncut más pronto que tarde, pero en cualquier caso lo importante es que Eli Roth ha vuelto a su género. Thanksgiving, tristemente titulada Black Friday en España (pero con la claridad de que aquí lo que más Acción de Gracias significa es como mucho el hecho de contar un chiste), es una imparable serie de tropos del cine de terror, en la que se juega todo el tiempo al habitual despiste de que todos son el asesino. La película es tierra de lo habitual y lo esperado, barbaridades, gore (comedido o no tanto), risas entre tanto chascarrillo forzado, y lo demás que deseamos. No defrauda porque no lo pretende, y cumple porque al final es lo que quiere.

Reptiles (Reptile) de Grant Singer. Thriller con una base altamente retorcida y un macabro asesinato que da pie a demasiadas conjeturas. El film recorre una espiral de sucesos, a cada cual más inesperado pero atrevido, donde el lío argumental terminará por torearte. Suficientemente entretenida como para darse un paseo por ella y pasar el rato. Bien y en Netflix, ya de paso el reparto es de esos que siempre funcionan, con caras como las de Benicio del Toro, Justin Timberlake, Eric Bogosian o Alicia Silverstone. No es la pera, pero cumple con lo esperado.

Napoleón de Ridley Scott. Pues que queréis que os diga, no me ha acabado de convencer el resultado. La película es completamente plana, con dos protagonistas que lo acaparan todo… y ojo, está bien pero no es suficiente como para cumplir con lo que se esperaba de ella. El montaje es muy extraño, forzado cosa fina, plagado de desconcertantes fundidos a blanco y algunos momentos sangrantemente ridículos, así como personajes secundarios que aparecen y desaparecen otorgando más si cabe una sensación de desconexión a la historia, y de despropósito al conjunto final. Ojo, no todo es un desastre, ya que estamos ante una alucinante superproducción, donde el despiporre perpetrado por Scott es de agradecer. Pero no siempre todo vale.

V/H/S/85 de David Bruckner, Scott Derrickson, Natasha Kermani, Mike P. Nelson y Gigi Saul Guerrero. Otra más en el insondable universo del cine de terror por segmentos. La saga moderna más famosa y longeva añade 5 nuevos episodios donde lo estándar y en ocasiones anodino campa a sus anchas. Creo que "No Wake / Ambrosia" de Mike P. Nelson es sin duda el segmento más desafiante de todos (divido en dos partes – inicio y final), con un tono de terror puro en donde el acoso y la sensación de angustia de los protagonistas está muy bien lograda… además del giro final para el mejor cierre posible, bravo. Por lo demás, este no es mi cine, definitivamente no le veo el punto con el formato, el estilo y la forma de narrar una historia de terror (algunas veces excesivamente inconexa y sin provocar el más mínimo interés). Del cine de segmentos Southbound creo que fue una de las que más me gustó en el instante de mayor gloria de este subgénero (vista en Sitges 2015).

El Exorcista: Creyente (The Exorcits: Believer) de David Gordon Green. ¿Qué queréis que os diga? Pues que no se puede hacer peor. Menudo despropósito total. Aburridísima, pobre en todos los sentidos posibles, sin idea de cómo reinventar o renovar una historia ya conocida (y que no necesita seguir siendo contada). De regalo, ese enlace con la película original de Friedkin que resulta ser la idea más atroz posible, con un instante particular donde se roza el mayor de los ridículos para una actriz como Ellen Burstyn… y ese final, mejor no pararse y seguir circulando por las salas de cine buscando pastos más verdes que este. Candidata para quedarse en el fondo del cajón y rumbo al olvido en un barco sin nombre. Vale que trates de renovar la obra de Carpenter, con una dos dignas primeras partes, pero esto es ya meter la pata sin salvación. Ni el poder de Cristo va a salvar este intento de renacimiento.

Termino recomendando Platillos volantes de Óscar Aibar, una comedia negra plagada de desesperanza y tristeza personal sobre el fenómeno ovni nacional que protagonizó varias décadas de nuestra historia ufológica más loca. En este caso la historia de dos señores con vidas anodinas y donde esto les sirve para ir más allá de lo que nadie podrá imaginar. La tenéis en FlixOlé. La otra es Despertar en el infierno (Wake in Fright) de Ted Kotcheff… el de Acorralado (First Blood). Espiral de caos en el intento de retorno por navidad de un profesor en un colegio del desierto australiano. Esperpéntica vorágine de momentos autodestructivos, pozo negro sin salida… y vuelta. Merece la pena verla, y sufrirla porque tiene algunos momentos francamente incómodos.

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Cuesta abajo y sin frenos. Tras septiembre llega octubre, pronto noviembre y ya centrado de cara a final de año, recopilar lo mejor y las esperanzas de 2024. En octubre hubo cosas mayúsculas como Los asesinos de la luna, cosas curiosas como The Creator o Cosecha oscura, y otras cosas…

The Creator de Gareth Edwards. Cuando mezclas los mejores detalles de muchas películas icónicas, y tienes los mimbres para hacer buen cine claro está, puedes realizar algo como The Creator. Visualmente impactante esta la nueva película del director de Monstruos (Monsters) y Rogue One, es más un puzzle muy bien montado con piezas de Elysium, Distrito 9 (District 9), Alien: el regreso (Aliens), El chico de oro (The Golden Child) y muchas otras obras, entre las que se encuentran las gráficas de Masamune Shirow. El resultado es por momentos aburrido, por otros sorprendente, pero en general un constante salto de fe (no en vano es ciencia ficción pura) donde "todo es posible", porque de lo contrario la película no tendría mayor sentido. Eso si, visualmente está en otra dimensión, te quedas flipado con lo que muestran y la calidad de los efectos visuales… de otra dimensión y que le come los huevos a Disney, Warner y otras grandes factorías.

Curioso cartel de Los asesinos de la luna...
Curioso cartel de Los asesinos de la luna…

Cosecha oscura (Dark Harvest) de David Slade. Pues sí, el mismo David Slade de la controvertida Hard Candy, de la vampírica comiquera 30 días de oscuridad (30 Days of Night), y de episodios varios en series como "Hannibal", "Black Mirror", "American Gods" o "Breaking Bad", nos ofrece un film curioso, muy curioso. Una historia bastante macabra y oscura sobre un pueblo maldito donde los jóvenes deben enfrentarse a una criatura cada noche de Halloween y matarla para evitar varios años infortunio y sufrimiento general. No exenta de gore, es bastante retorcida, y con un original y truculento secreto por descubrir, amén de esa historia de amor entre diferentes estratos sociales que siempre funciona. Algo así como Rebeldes (The Outsiders) pasado por el control de calidad de una noche de Halloween. Lo dicho, curiosa y disponible en Prime Video.

Los asesinos de la luna (Killers of the Flower Moon) de Martin Scorsese. Pues una de las mejores películas del año, si no la mejor. Más de tres horas de angustia, tristeza y horror. Un caso abrumador de racismo, manipulación, falsedad y odio. Un Leonardo DiCaprio superlativo, un Robert De Niro ya muy envejecido pero en plena forma, un entorno asfixiante donde no puedes hacer nada más que pasarlo mal y esperar el fatal destino de un hecho real que da repelús. Sobresaliente y superlativa. Merece ser vista y sobre todo comentada / debatida.

Hermana Muerte de Paco Plaza. Pues pese a quien pese bastante aburrida. Una historia sin mucho propósito, con un misterio que se resuelve en 5 gloriosos minutos finales (y es verdad que molan), pero donde todo lo demás no tiene ni pies ni cabeza. No hay razón para los castigos finales, al menos la mitad de ellos, pero menos sentido tiene el por qué las estudiantes son castigadas también… y el regalo final que pretende ser enlace con Verónica también de Plaza es demasiado gratuito como para pretender considerar esto si quiera parte del mismo universo. Es una pena, pero en mi caso no llegué a conectar con lo que cuenta. Podéis ver Hermana Muerte en Netflix.

Cementerio de animales: el origen (Pet Sematary: Bloodlines) de Lindsey Beer. La pregunta que uno se hace al terminar de verla es por qué existe esta película, y quién en su sano juicio pensó que la creación de Stephen King, lleva a cine ya dos veces por Mary Lambert (encima guión del propio King) y el dúo Dennis Widmyer y Kevin Kolsch (contaron con su beneplácito), merecía contar con un origen que no es más que puro invent. Lo tiene todo… es aburrida, innecesaria, inconexa, y sin ninguna intención de formar parte de una historia que ya todos conocemos. En la lista de olvidos inmediatos. Lo peor, encontrarse a unos perdidos David Duchovny, Samantha Matis y Pam Grier.

Como recomendación final, y que hacía un par de décadas que no revisitaba, Angustia (Anguish) de un Bigas Luna pletórico en esto del terror. Locura, metacine, paranoia, Zelda Rubinstein y Michael Lerner dándolo todo en una historia demencial y sin igual, con un golpe de timón que te deja totalmente turulato. Ala, el resto de películas vistas en octubre de 2023 por un servidor.

Los comentarios están desactivados
 

Sigo acumulando retraso, pero aprovecho uno de esto días de descanso para dejar aquí las recomendaciones de meses pasados que han caído ya en el olvido. En esta ocasión es turno de septiembre, un mes parco en estrenos, pero donde llegó una inesperadas joya como No One Will Save You. Vamos al tema.

Nadie te salvará (No One Will Save You) de Brian Duffield. Llegada de la mano de 20th Century Fox, probablemente estemos ante una de las películas de ciencia ficción / terror / invasión doméstica más originales de los últimos años… digna del olvidado y puede que fenecido Cloverfield Universe. Una película sin diálogos, donde el sonido es uno de grandes protagonistas, y con una joven enfrentándose a una imaginativa revisión de los "ladrones de cuerpos". Película muy extraña, con un punto de partida sorprendente, que evoluciona en algo bastante extraño (incluso demasiado incierto dado el final que presenta). Muy notable, eso si. Se puede ver en Disney+.

Póster de Nadie te salvará (No One Will Save You)
Cartel fan-made de Nadie te salvará (No One Will Save You)

Ninja Turtles: Caos mutante (Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutant Mayhem) de Jeff Rowe y Kyler Spears. Una reinvención muy pero que muy divertida de los personajes clásicos de Eastman y Laird. La animación es sencillamente genial, aunque sigue la ya inventada y superlativa senda de Spider-Man: Un nuevo universo y Spider-Man: Cruzando el multiverso algo logra innovar. Lo mejor es sin lugar a duda el grupo de villanos transformados en nuevos amigos, la inesperada presencia de "Ferris Bueller’s Day Off", y sobre todo el momento en que varios personajes animados se imaginan a sí mismos como… personajes animados… ¡es todo muy meta! El cine de animación en 2023 es de altos vuelos.

The Equalizer 3 de Antoine Fuqua. Una de las mejores expresiones de lo que es un neo western. En esta ocasión Denzel Washington interpreta a un rip-off del Clint Eastwood de la era almeriense, siendo adoptado en su caso por un pequeño pueblo del sur de Italia que decide hacerse cargo del recién llegado herido de bala, para que se recupere y ayude a los ciudadanos aplicando su propia forma de resolver los asuntos con la malvada Camorra. Las cosas buenas de los dos primeros episodios de la saga están más o menos presentes, pero echamos de menos el famoso control del reloj y el aviso de "morirás en 19,2 segundos". Como producto general es bastante sosa, aburridilla y, ciertamente inferior a sus predecesoras. Ni chicha ni limoná.

La cosa es que ahí se queda septiembre. Como no hay más cine de estreno me paso a otras cosillas que me vi ese mes como Crímenes del futuro (Crimes of the Future) de David Cronenberg, donde la cirugía, el sexo, la mutación humana, los tumores, las performances más angustiosas, y la tecnología dan forma a un regreso a la nueva carne creada por el maestro. Una buena película, extraña y desagradable a partes iguales. Puro body horror del casi inventor de este subgénero. Termino con una que tenía ahí pendiente. Synchronic: Los límites del tiempo de Aaron Moorhead y Justin Benson. Protagonizada por Anthony Mackie y Jamie Dornan, propone una inesperada y muy interesante historia sobre una droga que te permite viajar en el tiempo, pero no a un momento determinado, sino a un momento aleatorio en el mismo lugar en el que te encontrabas en el presente. Muy original, arriesgada por su aleatoriedad en todo lo que ocurre, pero francamente entretenida. Viajar en el tiempo siempre es un valor y el dúo Moorhead y Benson tienen demostrada experiencia… El infinito (The Endless), Archivo 81 (Archive 81) o la última temporada de Loki. Podéis ver Synchronic en Prime Video.

Aquí el resto de películas vistas en septiembre de 2023 por un servidor.

 

Los comentarios están desactivados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llévame a lo más alto!