• Ya es definitivo y el reboot de “Tales from the Crypt” de M. Night Shyamalan queda cancelado
  • Cannonball y Sunspot tienen ya rostro para X-Men: The New Mutants
  • El nuevo trailer de Baby Driver mola como para caerse de culo mil y una veces
  • Adam Wingard, un mítico de la serie B, será el director de Godzilla vs. Kong
  • Sitges 2017: Cartel del festival y primeros anuncios jugosos
  • Sitges 2017: Cartel del festival y primeros anuncios jugosos
  • Neill Blomkamp presenta el trailer de su proyecto de cortos experimentales en Oats Studios
  • Sony Pictures ficha a Gina Prince-Bythewood para dirigir el spin-off Silver & Black (Silver Sable & Black Cat)
  • Netflix y HBO desembarcan en nuestras teles con trailers de Castlevania y la séptima temporada de Juego de Tronos
Sitges 2017


Último día en Sitges 2017 y por lo tanto menos películas vistas. De hecho me quedé sin ver Laissez Bronzer les Cadavres de Hélène Cattet y Bruno Forzani… le tenía ganas. En fin, este día ha tocado ver el crudo terror familiar Brimstone de Martin Koolhoven, la extraña historia de un atraco, una violacion y un asesinato que es Marlina the Murderer in Four Acts de Mouly Surya y la narración de cómo se gesta un asesino en serie que responde al título de My Friend Dahmer de Marc Meyers.

Arranco con Brimstone, producción holandesa protagonizada por, ojito, Guy Pierce, Dakota Fanning y Kit Harrington. Historia que nos traslada al lejano oeste de los colonos que se fueron a fundar las Américas. Brimstone versa sobre ese pasado que regresa para atormentarte nuevamente, sobre el nauseabundo terror personal de la protagonista narrado a lo largo de cuatro capítulos, tres de ellos en modo flasback que sirven para ir acrecentando el desasosiego que ha supuesto el infierno en la tierra que ha sido la vida de Liz (Fanning). Perfectamente filmada, pausada pero asfixiante, es un buen producto (algo largo eso sí), centrado en esos terrores que tristemente puede acabarse viviendo de puertas para adentro. De alguna forma la historia arranca con cierta aura sobrenatural, pero se descubre como otro tipo de terror más terrenal y sucio. Aparece también por ahí Carice Van Houten, que siempre mola verla.

Cartel de Brimstone
Cartel de Brimstone

De una historia narrada en capítulos al mismo formato pero en modo indonesio. Marlina the Murderer in Four Acts nos traslada a una de las zonas más pobres y olvidadas de Java, una mujer (viuda), recibe la visita de un matón y su banda que, sin miramientos, le roba todo lo que tiene y la viola. Con una sangre fría de mírame y no me toques, la protagonista se carga al jefe y a cuatro miembros de la banda. En ese momento se pone en marcha un curioso periplo que siembra dudas sobre las opciones que le quedan a esta pobre mujer en una sociedad donde la mujer no es nada y donde la ausencia de medios no auguran nada bueno para que salga indemne de su decisión. Una castaña de muy señor mío donde, por destacar algo, sobresale la espectacular fotografía (nunca planos se hicieron tan abiertos) y la música que acompaña a la narración. Semeja por la estética un western moderno, que no lo és, y encima cansino. Tiene algunos detalles cómicos y un par de momentos gloriosos por lo inesperados que resultan. Al menos pone sobre la mesa la total indefensión de la mujer en estas otras culturas.

Cartel de Marlina the Murderer in Four Acts
Cartel de Marlina the Murderer in Four Acts

El punto y final se lo ha llevado My Friend Dahmer, adaptación de un cómic que contaba los años de instituto de Jeffrey Dahmer, asesino en serie que entre los años 60 y 90 acabó con la vida de 17 jóvenes a lo largo del medio oeste de los EUA. La película de Meyers sirve para ponerse en situación y tratar de comprender cuáles son los detonantes que llevan a un joven con una mente diferente (y trastornada), a acabar transformado en un serial killer. Formando parte de una familia que se cae a trozos, sin amigos en el instituto, y con una sexualidad indefinida, la vida del joven Dahmer no pinta nada bien. A peor acabará yendo cuando falsos amigos, gente que se aprovecha de él, y diversas obsesiones obviadas por los que viven a su lado, le terminen por transformar en un bufón que termina por encerrarse en si mismo. Así se gesta un asesino en serie.

Cartel de My Friend Dahmer
Cartel de My Friend Dahmer

Publicado por Uruloki en
 

Aprovechando la despedida de Sitges 2017, y el tiempo muerto en el aeropuerto de Barcelona, echo un vistazo a los dos últimos días que tengo pendientes para opinar de pelis. Arranco con lo visto el domingo que tenía ahí aparcado. En modo montaña rusa comenzó el día con una parida llamada Bushwik de Jonathan Milott y Cary Murnion, siguió de matrícula de honor gracias a la terrorífica Thelma de Joachim Trier, de ahí de nuevo a los infiernos merced a Sword Master 3D de Derek Yee, nuevamente la incomprensible Gloves Off de Steve Nesbit y terminando con buena nota gracias a Marrowbone de Sergio G. Sánchez.

No comprendo como pasan a las 8:15 de la mañana Bushwick de Milott y Murnion. Me parece bien que trabaje en ella Dave Bautista y Brittany Snow, no pongo en duda que el desafío técnico está sobre la mesa al asistir a un falso plano secuencia de hora y media, pero colar esto en la sección Oficial Fantàstic Competició es para hacérselo mirar. Para poneros en contexto, Bushwick no es más que una fotocopia de la idea que ya vimos en la chisporroteante Invasión USA de Joseph Zito. Ahora en 2017 la idea no cuaja y menos colándote una invasión supremacista en el barrio de Bushwick (en Brooklyn). El desvarío es total, desde meter a Bautista de conserje con pasado de arma letal (a huevo), o proponer que dos chicas (una pija y la otra fumeta) puedan acabar dando más guerra que el gigantón de moda. Bushwick se desmorona de principio a fin, con unos efectos digitales dignos de primer curso de After Effects y un desarrollo de traca de maraca. El final, que se agradece que llegue, no es ni medio simpático. Lo dicho, para olvidarse de ella lo más rápido posible.

Cartel de Bushwick
Cartel de Bushwick

Pero claro, después de Bushwick va Sitges 2017 y te planta delante de la cara Thelma de Joachim Trier. Personalmente de lo mejor que he visto en los días de festival junto a Brawl in Cell Block 99. Thelma es el Raw o el Goodnight Mommy de este año. Propuesta diferente, un terror elaborado y más profundo que la habitual inyección ocular del horror de sustos y criatura. En Thelma se nos cuenta el primer año de facultad de nuestra protagonista, una joven atrapada en una familia de catolicismo exacerbado. Sus primeros flirteos con el alcohol, los chicos y sobre todo una compañera con la que descubre su verdadera sexualidad, son el complemento ideal o detonantes definitivos para que descubramos la verdadera realidad de la protagonista, es poseedora de una extraña capacidad para que sus más oscuros deseos acaben tornados en cruda realidad. Ritmo pausado, pecado asfixiante y mucho sentimiento de culpa. Merece un visionado, dos o tres, para descubrir que Thelman podría encajar perfectamente en el clásico de las mentes poderosas que es Scanners de David Cronenberg.

Cartel de Thelma
Cartel de Thelma

Ya con el pecho henchido tras ver Thelma uno se lanza a ver Sword Master 3D de Derek Yee, un wusia 3D con tanto croma que duele cada vez que abres los ojos entre cada pestañeo. Si encima le metes la mayor ración de pagafantismo del siglo el resultado roza lo bochornoso. Aburrida, hiperactiva y larga como suele ocurrir con las producciones coreanas de este tipo. Rizan tanto el rizo que uno acaba esperando que termine cuanto antes (y no es fácil que llegue el final). Se agradece que los actores sigan siendo los protagonistas de las escenas de acción, debe haber cable para dar y tomar, pero el extremo que propone Sword Master 3D con el uso de pantallas croma es de escándalo. No hay nada natural, todo es croma, croma y más croma. Además, el 3D tampoco es que ayude mucho porque aporta cero a un tipo de cine que cuesta que innove salvo en contadas ocasiones.

Cartel de Sword Master 3D
Cartel de Sword Master 3D

El caso de Gloves Off es lo que más me deja desconcertado (y me chirría). Está en la sección Oficial Fantàstic Fora de Competició y de fantástico no tiene nada. ¿Recordáis lo de Snatch: cerdos y diamantes con Brad Pitt participando en peleas de gitanos? Pues Gloves Off es eso mismo, una comedia británica con boxeo gitano. El dueño de un gimnasio en quiebra, donde conviven varios jubilados, un tipo en silla de ruedas y un joven de la calle, debe hacer frente a un embargo de 70.000 libras. En su vida aparecerá una madre soltera y la oportunidad de ganar esa cantidad de pasta participando en un combate gitano de esos que no deben ser muy legales. Chistes fáciles, humor de consumo rápido y nada más. ¿Qué tiene esto de fantástico? Pues nada de nada. La han colado en la sección de Annabelle: Creation, Musa, Leatherface, La piel fría, Happy Death Day o What happened to Monday?. Alucinante porque no tiene ni pies ni cabeza.

A falta de cartel, foto de Gloves Off
A falta de cartel, foto de Gloves Off

El plato final para este día lo puso la producción española Marrowbone del
asturiano Sergio G. Sánchez, o El secreto de Marrowbone. Con un reparto internacional encabezado por Anya Taylor-Johnson, que ya dejó flipado al respetable con La Bruja (The Witch) y no hace mucho con Múltiple (Split), George Mackay y Mia Goth. El debut de Sánchez en la dirección es encomiable. Habiendo sorprendido con lo guiones de Lo imposible y El orfanato, ambas de Juan Antonio Bayona, y contar con el apadrinamiento de este para este proyecto, el resultado cinematográficamente hablando es una delicia visual que recuerda y mucho a ese tipo de producciones británicas a la Hammer como por ejemplo La mujer de negro (Lady in Black). Ese tono clásico, ese misterio creciente, esa música envolvente y ese buen trabajo de dirección de actores, hace de Marrowbone una buena propuesta. Pero claro, no todo iba a ser maravilloso y Marrowbone adolece de un gran problema que es el salto de fe que supone al espectador haber creído todo lo visto para dar OK al final que termina proponiendo. Sánchez lo hace todo bien pero acaba forzando la máquina sobremanera y repitiendo un cuento que, encima, ya nos había contado. Desde luego es gratificante el resultado, pero el engaño está sobre la mesa y si uno hace repaso mental de lo visto comienza a descubrir los flecos dejados… que son unos cuantos.

Cartel de Marrowbone
Cartel de Marrowbone

 

Sigo dejando para más adelante el tercer día de festival. Ahora vamos con el quinto, por lo tanto hoy. El recorrido es variado, desde la adaptación literaria con más profundidad de la que realmente aparenta La piel fría de Xavier Gens, la macabra visión de post-guerra Maus de Yayo Herrero, la perfectamente elaborada en bucle A Day de Sun-ho Cho y la curiosa animación Have a Nice Day de Jian Liu. Al tema…

Comenzó la jornada con La piel fría de Xavier Gens, adaptación dicen que bastante fiel de la novela de Albert Sánchez Piñol. No deja de ser La piel fría una visión en modo terror lovecraftiano de las muy habituales y constante batallas entre indios (poned seres anfibios) y vaqueros (colocad en este caso a los dos protagonistas "humanos). No deja de ser una nueva propuesta de la habitual idea cinematográfica del descubrimiento de un nuevo mundo donde los protagonistas se ven obligados a la convivencia chocando por lo tanto sociedades completamente diferente a las que hasta ahora se conocían. Es por lo tanto, un relato clásico y no sorprendente por lo tanto pero, mucho ojo, muy bien llevado al terreno del terror de criaturas nocturnas. Protagonizada por David Oakes, una irreconocible Aura Garrido y Ray Stevenson, La piel fría sufre sin embargo de un problema en forma de exceso repetitivo. Ojo, en cada vuelta dentro del bucle batalla el espectador va conociendo más y más de los tres participantes, de su pasado, de sus secretos, de los misterios que ocultan y las ganas que tienen de saber sobre el que se sienta a su lado. Por lo tanto, se agradece la propuesta de un viejo cuento llevado a un terreno al que hasta ahora nunca había sido llevado. Merece verla.

Cartel de La piel fría
Cartel de La piel fría

Del buen sabor dejado por La piel fría va uno y cae en el infierno de Maus. Dirigida por el canario Yayo Herrero, y con un reparto internacional que puede que le sirva para entrar en otros mercados, la propuesta es una tediosa bajada al infierno de post-guerra. En este caso nos vamos al presente de la guerra Bosnia (masacre de Srebrenica), con una pareja cruzándose en el camino de dos descerebrados que viven ocultos en un bosque. En medio del fregado una especie de ser protector de la religión musulmana que vaya por dios. Rodada cámara en mano resulta desesperante la elección de Herrero de plantar el plano todo el rato en el cogote de los protagonistas, haciendo si cabe más desesperante el visionado de la obra. Sumemos oscuridad permanente, ideas peregrinas y un juego modo "esto que has visto era fruto de tu imaginación" que, tristemente, no sabe diferenciarse generando llegado el momento duda sobre todo lo que ves, cuando antes elementos del mismo calado si acaban siendo clasificados como falsos. Por lo tanto, un nuevo extra para desear que la película acabe cuanto antes. Ah, y ese final… madre mía, no contento el aserto final te hace poner cara de WTF.

Cartel de Maus
Cartel de Maus

Momento de una de las proyecciones más gratificantes del festival. Alejada por completo del género fantástico al uso, la coreana A Day es un día de la marmota llevado a un extremo destructivo como un accidente de tráfico en el que hay varios muertes. Un padre que ve morir a su hija, un joven que ve morir a su pareja y un taxista metido en medio del cambalache este. Lo glorioso de A Day es la forma en la que su director Sun-ho Cho hilvana todos los detalles habidos y por haber para que no quede ni un resquicio que provoque error en la narración. Este detalle es crucial para hacer un producto serio y A Day lo es. De principio a fin te mantiene, todas las repeticiones son diferentes, unas desesperadas, otras desmoralizantes, otras esperanzadores y otras dedicadas a la meditación para evaluar cómo se puede cambiar el triste destino. Inteligente, hábil en su plan y, sin lugar a dudas, un acierto. Si podéis echadle un vistazo, vale la pena.

Cartel de A Day
Cartel de A Day

El punto y final del día lo puso Have a Nice Day, una historia múltiple de enredo como las que hace, con todos los respetos, Quentin Tarantino. Un robo en una construcción (que algo oculta) y un enredo múltiple con personajes variopintos como el matón de turno, una pareja de descerebrados, la hermana de la prima, el tío segundo, el jefe de la mafia, un pintor en un maletero, un fulano que es digno del premio novel de ciencia y nuestro protagonista… el que quiere que su novia se haga de nuevo la cirugía plástica porque ha quedado mal. La idea de Jian Liu, director y a la par que guionista, es desde luego muy original. Simpática en concepto y en ejecución, pero seguro que con otro tipo de animación ganaría eones, la ofrecida por el equipo de Jian Liu es demasiado estática y patillera. El ritmo coreano en este caso no ayuda, dura cerca de 80 minutos pero se hace larga, y eso que el enredo es escandaloso y por momentos hasta divertido. De esas películas que ponen todas las fichas del dominó sobre la mesa y acaba dando el golpecito de gracia para que se caigan todas las fichas. Aburre, no lo puedo negar, pero tiene algo que en otra situación daría mucho juego.

Cartel de Have a Nice Day
Cartel de Have a Nice Day

 

Bueno, como esto de Sitges 2017 lo llevo poquito a poco, me adelanto un día y ya recuperaré lo visto ayer. Hoy por lo tanto es turno de la cinta de acción The Villainess, el brutal descontrol de Brawl in Cell Block 99, la paranoia absurda de Dhogs, la intrascendencia de El habitante y la salvaje crudeza de A Prayer Before Dawn.

Arranqué la jornada con The Villainess (Ak-Nyeo) de Byung-gil Jung, cinta de acción coreana que siguiendo la pauta del cine de este género y de este país siempre tiene algo nuevo que ofrecer. En este caso asistimos a una especie de versión propia de la Nikita de Luc Besson pero regada con el habitual tono del modo de producción llegado de este país. El cine coreano es uno de los más potentes si hablamos de acción sin fin y The Villainess no defrauda… o no por completo. Hay que reconocer que la película tiene dos de las secuencias, arranque y final, más espectaculares vistas en pantalla. La primera incluso más que la segunda, siendo el espectador protagonista de un auténtico shoot ‘em up sin fin y en modo plano secuencia que resulta interminable. La escena rememora molonas secuencias como la del pasillo de Old Boy (Oldeuboi). La segunda propone otras ideas si cabe más impresionantes como una persecución en moto que madre del amor hermoso y una batalla campal en un autobús donde no queda títere con cabeza. Pero claro, en medio llega el sopor, un drama de pareja, familiar y alguna cosilla más que da forma a una trama que puede acabar durmiendo. Mola, pero con matices.

Cartel coreano de The Villainess
Cartel coreano de The Villainess

De ahí dí el salto para ver Brawl in Cell Block 99 de S. Craig Zahler, film protagonizado por un impensable Vince Vaughn… mira que no lo trago pero con esta película uno descubre que este tipo puede molar mucho. El director de Bone Tomahawk, joya que pudimos ver hace dos años en el mismo Sitges, regresa con una epopeya violenta, salvaje y muy autoparódica. Brawl in Cell Block 99 debe definirse como drama carcelario llevado al extremo del despiporre. ¿Cómo? Pues pon un ingrediente llamado Vince Vaughn y su 1,92, no, 1,95, no, 1,98. Sazónalo afeitándole el coco, dale trabajo de "repartidor / traficante" de drogas y termina metiéndolo en una cárcel donde todo sea posible. Si ya en Bone Tomahawk el bueno de S. Craig Zahler nos ofreció algo completamente atípico (un western clásico que mutaba alegremente en cinta caníbal), en esta Brawl in Cell Block 99 nos enfrentamos a un aparentemente serio drama carcelario que acaba convertida en una suerte de Historia de Ricky (Lik wong)… sí, estamos hablando de violencia sin parangón, brutalidad imparable y un ritmo trepidante donde todo resulta hasta gracioso por los chascarrillos soltados por ese hombre de titanio que es Bradley Thomas (Vaughn). Obligada.

Cartel de Brawl in Cell Block 99
Cartel de Brawl in Cell Block 99

El tercer plato ha sido la cinta gallega Dhogs de Andrés Goteira. La verdad, la propuesta surrealista del director nacido en Vigo se salva por el desenlace propuesto ya que en sí es, me duele decirlo así a las bravas, un delirante cagarro. Pero ojo, tras sufrir en la butaca durante 90 minutos todo da un giro tan alucinante que hasta te replanteas la opinión inicial para acabar diciendo que, bueno, vista así no está del todo mal. Caben ciertas dudas respecto a lo que finalmente propone, y si bien podría tener sentido vistas las cosas que nos estamos acostumbrando a leer, ver o incluso vivir, pues todo es posible. Si uno acepta esta idea, OK, te lo puedes hasta creer y tan pancho. Pero ojo, porque Goteira propone inteligentemente, pero lo que propone no es del todo nuevo (esta misma idea ya se ha explotado aunque no con éxito). En fin, se puede ver, además está rodada en gallego y eso es siempre agradecible. Por otro lado salen algunos rostros conocidos como los de Morris o Miguel de Lira, que alegrarán al respetable del noroeste de España. La verdad, dudo que Dhogs llegue a las salas comerciales, demasiado surrealista como para agradar al gran público y un fiasco taquillero en potencia… pero curioso a decir basta.

Cartel de Dhogs
Cartel de Dhogs

Y en esas tocó ver El habitante de Guillermo Amoedo, probablemente la primera de este 2017 que tuve ganas de abandonar. El bueno de Amoedo, guionista de Aftershock, El infierno verde (The Green Inferno) o The Stranger, cuenta con el apadrinamiento de Eli Roth y Nicolás López… ¿es eso lo que le lleva a llegar a Sitges? En fin, el resultado, tras la muy olvidable The Stranger, además de guionista fue su director, es una suerte de pesadilla modo El exorcista (The Exorcist) que válganos el cielo. Propuesta terrible, excesivamente ruidosa, absurda y con una calidad interpretativa de nivel medio bajo. Cuesta entender, y mucho, la cabezonería de los personajes, el erre que erre ante propuestas más lucrativas que surgen. Todo lo que pasa es demasiado forzado y el resultado final es tan pero tan previsible que hasta sienta mal que hagan eso. ¿En serio tienes que ser tan cutremente evidente? Lo dicho, El habitante es de esas que merece no gastar el tiempo.

Cartel de El habitante
Cartel de El habitante

El punto final lo puso el también drama carcelario A Prayer Before Dawn de Jean-Stéphane Sauvaire, pero esta vez, y a diferencia de Brawl in Cell Block 99, nos encontramos ante la visión más seria y degradante del género. En pocas palabras un terrible viaje a los infiernos del ser para resurgir y volver como persona. El film está basado en los años que Billy Moore, atención a la tremenda presencia de Joe Cole (al que vimos en la también sobrecogedora Green Room), pasó en una prisión de Tailandia. Como adicto a las drogas acabó en lo más profundo de la deshumanización, para acabar resurgiendo de sus propias cenizas como campeón de Muay Thai. La película es tremenda, salvaje, aterradora y muy en la línea de esas otras grandes obras británicas que vimos en años anteriores también en el mismo Sitges y de este mismo género, por ejemplo Convicto (Starred Up). A Prayer Before Dawn debe verse para valorar el nivel de degradación en el que se puede acabar inmerso, pero también como vía de escape para tener claro que no hay retos imposibles. Fabulosa e impactante.

Cartel de A Prayer Before Dawn
Cartel de A Prayer Before Dawn

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Vamos con otro de los días de cine en Sitges 2017, turno de Musa de Jaume Balagueró, de The Cured de David Freyne y de una sesión con Q&A donde pudimos ver Suspiria junto a Dario Argento y Guillermo del Toro, luego también pudimos repasar La Cumbre Escarlata (Crimson Peak)… que todo sea dicho mejora como el buen vino.

Arranco con el nuevo producto de Balagueró, el director de la muy molona Los sin nombre, de la genial propuesta [REC], de las menores Darkness o Frágiles, y de la fabulosa Mientras duermes, demos gracias a Alberto Marini por ese guión y ese cabrón de nivel insoportable que era el personaje de Luis Tosar. El tema es que desde aquel 2011 de éxito el bueno de Balagueró nos ha ofrecido la bastante terrible [REC] 4: Apocalipsis, ni pies ni cabeza, y ahora presenta Musa… Sí, Musa, un fiasco de muy señor mío, propuesta caduca en tiempos en los que la fórmula propuesta, manida a más no poder, no termina por funcionar. ¿Qué hace Balagueró? Pues contarnos una historia de brujas, anodina, con un reparto infrautilizado en la que Manuela Vellés aparece unos minutos en pantalla (el 95% de su tiempo desnuda), donde Franka Potente transita, donde Christopher Lloyd cobra cheque y pone caras, donde Joanne Whalley parece aparecer lo mismo que Leonor Watling (para los restos), y donde protagonizan Ana Ularu y Elliot Cowan… los mejores pero no por ello la salvación. Una historia que recuerda al cine que ya hizo Balagueró a finales del siglo pasado… no se puede negar, Musa es lo mismito que Los sin nombre, investigación y desenlace. Fin. Propuesta tristemente floja y que no augura nada bueno como el director nacido en Lleida no trate de ofrecer algo diferente (como ya hiciera en 2011).

Cartel de Musa de Jaume Balagueró
Cartel de Musa de Jaume Balagueró

La otra novedad de este 2017 es The Cured, film irlandés con serias referencias a viejos problemas anclados en la mente del pueblo del lugar, pero donde se cambia el cromo del no quiero a los ingleses por el no quiero a esa gente curada que en otro tiempo fueron zombis. Bueno, sería al revés, los ex-zombis son los irlandeses y los irlandeses son lo antiguos ingleses que se zurraban con el IRA en la agitada Ulster del siglo pasado. Más o menos. En fin, el tedio se apodera de una historia original en la que los ex-zombis son tratados como apestados, primero por contener el virus que los infectó, segundo porque recuerdan, en forma de pesadillas nocturnas, todo lo que hicieron en esa otra vida. Vamos, una cosa rara pero no desacertada. Lo malo, que te meten por en medio una guerra entre los sanos y los curados, una que de regalo alarga una historia que no tiene mucho más que ofrecer y donde el obligado aplauso final (un clásico en Sitges cuando acaba la película) se produce unas cuatro veces, demostrando su director que no sabe terminar el fin… y de hecho, ¡ni lo termina! Aparece Ellen Page y poco más, para obviar.

Cartel promo de The Cured de David Freyne
Cartel promo de The Cured de David Freyne

De regalo tuvimos una sesión de Q&A con Dario Argento y Guillermo del Toro tras revisar la versión 4K de Suspiria del maestro italiano. Una delicia visual, diferente, repleta de momentos únicos, con la música de I Globlin, con la truculencia clásica del Giallo, plagada de secretos y paranoia. Obra maestra de este director junto a su Rojo Oscuro (Profondo Rosso), a su El pájaro de las plumas de cristal (L’uccello dalle piume di cristallo), sin olvidar Inferno, Tenebre o Phenomena. En fin, disfrutar de esta joya en pantalla grande, a todo volumen y con el masivo uso del color que hace es una experiencia única, similar a la del año pasado con Carga maldita (Sorcerer) de William Friedkin, oportunidades que no se puedes desaprovechar. De regalo, pues la posibilidad de volver a disfrutar de La Cumbre Escarlata, ese film romántico antiromántico gótico que no llegó a funcionar en taquilla (sencillamente porque lo vendieron como le dio la gana a Legendary). Vista nuevamente gana y mucho. Es una historia completa, muy bien elaborada y rodeada de todas esas inquietudes que mueven al director mexicano. El premio, asistir a la Q&A, hacer una pregunta a Dario Argento sobre la relevancia del uso de espejos en algunas de sus películas (son las piezas que desvelan los grandes secretos) y ver como Guillermo del Toro aplaude tu pregunta y grita "Genial pregunta cabrón!".

Cartel de Suspiria de Dario Argento
Cartel de Suspiria de Dario Argento

Publicado por Uruloki en
 

Vamos con el repaso del segundo día de Sitges 2017 porque hay de todos los colores. Arrancamos la jornada viendo Annabelle: Creation de David F. Sandberg. Hay que reconocer que lo poco que esperaba de la precuela de la desastrosa Annabelle se cubre con todo lo que le faltaba a predecesora… pero claro, pero cuando ni con esas alcanzas un mínimo pues ajo y agua. Eso es Annabelle: Creation, un producto menor del establecido como The Conjuring Universe que sólo añade a la franquicia que es una historia directa a los acontecimientos que vimos hace unos años. Por lo demás un producto mainstream de terror, masticado hasta hacer puré, repleto de sustos preavisados y excesivamente tópica. De esas que porque son las 8:15 cuando la ponen, que si no te duermes fijo. El reparto pues ahí está, Anthony LaPaglia y Miranda Otto aportando algo de veteranía, y una ristra de jóvenes (promesas ya no sé) que ni fú ni fa. Desde luego que lo mejor es el enlace, porque el resto es terror de estudio, han sacado el manual y a ejecutar los pasos.

Annabelle: Creation
El cartel de Annabelle: Creation

El segundo film de la jornada fue El sacrificio de un ciervo sagrado (The Killing of a Sacred Deer) de Yorgos Lanthimos, el mismo de las muy raras Canino (Kynodontas), Alps o Langosta (The Lobster). Lanthimos se junta nuevamente con Colin Farrell y se acompaña ahora por Nicole Kidman (mejor que nunca) y el muy perturbador Barry Keoghan. El resultado es una obra que ahonda de forma salvaje en el sentimiento de culpa sembrada, como es ya marca de la casa, de personajes insensibles, mecánicos y sin vida. Un obsceno desafío a la paciencia por no mandar a tomar viento al puñetero personaje de Keoghan. La historia es extraña, obvio, en cierta manera enfermiza y plagada de obsesiones: las directamente sexuales del personaje de Farrell y las sólo intentos de mojar del que encarna Alicia Silverstone. Surrealismo puro con una resolución un pelín grotesca y absurda… pero bueno, es Lanthimos.

Cartel de The Killing of a Sacred Deer
Cartel de The Killing of a Sacred Deer

El tercer film del completo día fue Wind River, podríamos decir que debut tras las cámaras del genial guionista de Sicario o Comanchería (Hell or High Water), pero es dato falso ya que aquí se tiene que responder ante todo y el pasado de Taylor Sheridan se viste de terror flojo con Vile, del 2011. Vamos a lo que vamos… así para comenzar ya os digo que Wind River es de lo mejorcito que os podéis echar a los ojos ahora mismo. Un thriller de redención protagonizado por Jeremy Renner encarnando a un rastreador del Servicio de Pesca y Vida Silvestre del estado de Wisconsin (creo recordar) que debe ayudar a una agente del FBI (Elizabeth Olsen) a resolver un extraño crimen ocurrido en una reserva india. Sheridan se saca de la manga un ejemplo de libro de cómo se debe dirigir una película (se ve que ha tenido buenos maestros en David Mackenzie y Denis Villeneuve). Se conoce como la palma de la mano el otro lado de la narración cinematográfica y plasma perfectamente esta historia mundana. Ritmo pausado pero de las que te atrapan de principio a fin.

Cartel de Wind River
Cartel de Wind River

Y otra más, ahora el documental 78/52. Interesantísima propuesta esta de Alexandre O. Philippe que examina en pormenorizado detalle la secuencia de la ducha de Psicosis (Psycho) del maestro del suspense Alfred Hitchcock. Comentarios varios de Jamie Lee Curtis, Guillermo del Toro, Peter Bogdanovich, Bret Easton Ellis, Karyn Kusama, Neil Marshall, Scott Spiegel, Leigh Whannell o Elijah Wood. Curiosa visión extendida de todos los pasos dados por Hitchcock para rodar la secuencia, los secretos que oculta, los cortes sufridos, las razones de la posición de la cámara en todo momento. Una rareza de esas que merece ser vista para tratar de comprender un poco más las obsesiones de un irrepetible genio del cine como el gran Alfred Hitchcock.

Cartel de 78/52
Cartel de 78/52

El punto final es un producto independiente que no tiene ni cartel. Se titula The Endless y ha sido dirigido y protagonizado por Justin Benson y Aaron Moorhead. The Endless es algo así como una fusión de cine de ciencia ficción sesuda con los asuntos siniestros de las sectas made in USA. Se podría decir que es la Confluence de este 2017, aunque también usa esos elementos oscuros y de mal rollo que nos ofreció hace unas ediciones la entretenida The Sacrament. Estamos ante una propuesta inteligente, que si contara con un poco más de medios, y sobre todo mejores actores, sería una completa delicia. El resultado no obstante es muy recomendable, inteligente y con cierto punto lovecraftiano… que no lo es tanto, pero que le da un poso diferente al producto final que bien merece un par de vueltas en la cabeza. Si tenéis ocasión no dejéis de verla, aunque ojo con la producción porque es muy pero que muy indie.

Los comentarios están desactivados
 

Y así arrancó la 50ª edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, con Guillermo del Toro, recién llegado de Los Angeles, presentando su nueva obra cinematográfica: La Forma del Agua (The Shape of Water, 2017). El director mexicano inaugura una nueva era en su carrera profesional presentando un clásico instantáneo que desprende madurez, sensibilidad y esperanza por todos los lados. Es La Forma del Agua un cuento de hadas, absolutamente delicioso, pero es al mismo tiempo una historia de amor verdadero, un film crítico con las represiones pasadas, presentes y futuras por género, sexualidad y raza. Es La Forma del Agua una historia de oportunidades, de derecho a la felicidad sea cual sea tu condición, y de obsesiones. Guillermo del Toro mezcla magistralmente todo, en una época donde la desconfianza se veía reflejada en todos los estamentos sociales. Es La Forma del Agua una película emocionante, vibrante y que no oculta nada, directa (el agitado despertar de nuestra protagonista todas las mañanas) y sobre todo muy sensible. Se apoya el director mexicano en un diseño de producción precioso, algo que ya exploró con grandeza en La Cumbre Escarlata (Crimson Peak), y riega este cuento de amor eterno con evidentes referencias a clásicos del cine como La Mujer y el Monstruo (Creature from the Black Lagoon) o la literatura universal como La Bella y la Bestia. Es La Forma del Agua una película que se debe ver, disfrutar y sobre todo sentir. Las emociones están ahí y todos tenemos algo de estos protagonistas en nuestro interior.

Precioso cartel de The Shape of Water
Precioso cartel de The Shape of Water

Publicado por Uruloki en
 

Este jueves viene realmente cargado y como además tengo varias cosas pendientes por recuperar, pues una tercera entrada tras ese primer obligado vistazo al nuevo Hellboy (David Harbour), y el nuevo trailer de La Forma del Agua (The Shape of Water).

Vamos primero con un nuevo episodio en Hellboy (2019) de Neil Marshall. Cuenta en THR que Daniel Dae Kim, conocidos por muchos por su papel en "Perdidos" ("Lost"), suena como sustituto de Ed Skrein en el papel de Mayor Ben Daimio debido a la abrupta salida de Skrein del proyecto debido a las críticas por un nuevo lamentable caso de white washing en Hollywood. Lo de Dae Kim no está todavía cerrado, pero desde luego que es una buena opción y, que decir, sumamente más acertada físicamente al personaje que interpretará… otra cosa es su capacidad como actor y su nivel de estrella para atraer público (aquí Skrein le supera con creces). Veremos en que queda la cosa, pero lo veo bien. Ah, y ojo porque cambio de fecha de estreno… Hellboy se va al 11 de enero del 2019, antes prevista para el año que viene.

Bastante más acertado lo de Daniel Dae Kim como Ben Daimio
Bastante más acertado lo de Daniel Dae Kim como Ben Daimio

Sin dejar de hablar de cómics, se confirma lo esperado y Patty Jenkins ha dicho sí a Warner Bros. para hacerse cargo de Wonder Woman 2 (2019). El retorno de la Jenkins era casi una obviedad, 816 millones de dólares a nivel mundial, 410 solo en USA. Vamos, blanco y en botella. Y si con esto no nos llega, el mismo portal comenta hoy que Dave Callahan se une a la Jenkins y Geoff Johns en rol de guionista de esta segunda parte. Del bueno de Callahan muchos hemos visto Doom, Los mercenarios (The Expendables), Godzilla (la historia de la peli de 2014 es suya) o puede que el episodio piloto de la ¿cancelada? Jean-Claude Van Johnson. Su futuro se viste de cosas como Zombieland 2 o el reboot de Mortal Kombat.

Y hablando de guionistas. Cuentan en Deadline que Jason Fuchs da el salto a Robotech para Sony. Con Andy Muschietti recientemente fichado para dirigir la adaptación del famoso anime, veremos si al final lo hace, faltaba incorporar a alguien para hacerse cargo del guión y este ha sido Fuchs. En estas tareas Fuchs tiene experiencia ganada con Ice Age 4: La formación de los continentes (Ice Age: Continental Drift), el fiasco Pan: Viaje a Nunca Jamás (Pan), y junto a Zack Snyder y Allan Heinberg se puede decir que es el responsable de Wonder Woman. Su futuro, además de esta Robotech, se viste de Minecraft. Madre mía. Cada vez es mayor la sensación que tengo de batiburrillo cinematográfico.

Y mucho ojo al trailer de Tragedy Girls (2017) de aquí arriba. La película, que se podrá ver en Sitges 2017, es una comedia gore en la que dos estudiantes de instituto que no son nadie llamadas Sadie (Brianna Hildebrand) y McKayla (Alexandra Shipp), deciden saltar a la fama convirtiéndose en un par de serial killers tras capturar y mantener como rehén al verdadero asesino. Todo sea por la fama y crecer en las redes sociales al obtener las primicias de los asesinatos que ellas mismas cometen… por sus manos pasarán rostros como los de Josh Hutcherson, Kevin Duran o el cómico Craig Robinson. A los mandos de este notable reparto, son todos conocidos y la Hildebrand y Shipp salen directamente de la factoría mutante de 20th Century Fox, y de este hilarante argumento está Tyler MacIntyre. No sé quién es pero el apellido mola.

Un cartel de Tragedy Girls, me molaría poder verla
Un cartel de Tragedy Girls, me molaría poder verla

Publicado por Uruloki en
 

Tenemos nueva nota de prensa con más programación sobre la mesa, 135 películas ya en lista entre largos, cortos y documentales, para este Sitges 2017 o lo que será la 50ª edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya.

Sitges celebra el 50 aniversario con una programación que mira al nuevo milenio

El Festival, que se inaugura con ‘La forma del agua’, reciente ganadora del León de Oro de Venecia, se clausurará con la cinta de terror gótico ‘The Lodgers’

El Festival de Sitges llega a su 50ª edición rindiendo homenaje a los clásicos, y lo hace de la mano de cuatro grandes invitados: Guillermo del Toro, Susan Sarandon, Dario Argento y William Friedkin, que son claves para entender la evolución que el fantástico ha experimentado en las últimas décadas. Para ello, su programación se nutre de realizadores, hombres y mujeres, destinados a convertirse en los líderes del fantástico del nuevo milenio. Además, el Festival entra de lleno en el futuro del universo de la exhibición de la realidad virtual, de la mano de la Samsung Sitges Cocoon, y de las nuevas fronteras de la distribución y las producciones de series, en las que las nuevas plataformas tienen mucho que decir. Este es el relato de Sitges 2017.

Sitges alcanza el medio siglo de vida, y lo hace fiel a sus raíces: recordando a los clásicos del cine fantástico que han pasado por sus salas desde aquella primera proyección que tuvo lugar en el Prado en 1968. Para recordar esta efeméride, el cine de esta centenaria entidad local acogerá el próximo jueves 28 de septiembre la proyección de Aelita (Yakov Protazanov, 1924), un clásico soviético de la ciencia ficción con la que se inauguró la primera edición del Festival. Pero habrá más. De la mano de Guillermo del Toro, Dario Argento y William Friedkin, Sitges recuperará films como El exorcista (1973), Suspiria (1977) o La cumbre escarlata (2015), claves para entender la evolución del fantástico desde finales del siglo XX hasta llegar al nuevo milenio. Además, el Festival rendirá homenaje a la actriz Susan Sarandon, protagonista de la película de culto, The Rocky Horror Picture Show (1975), que luego llegaría a convertirse en una de las grandes damas de Hollywood.

El director irlandés Brian O’Malley clausurará la 50 edición de Sitges con The Lodgers, un cuento gótico de horror situado en la Irlanda rural de principios del siglo XX, que acaba de presentarse en el Festival de Toronto.

Cartel de The Lodgers
Cartel de The Lodgers

El esqueleto que sustenta la programación que podrá verse en el Festival, del 5 al 15 de octubre, está conformada por la obra de jóvenes realizadores procedentes de Estados Unidos, Latinoamérica, Asia y Europa, que están llamados a convertirse en los líderes del fantástico de los próximos años. Brian Taylor, Hélène Cattet, Bruno Forzani, Emilio Portes, Cho Sun-ho, Andrés Goteira, entre otros, van a dejar su huella en un Festival que, lejos de acomodarse, busca nuevo talento capaz de reinventar el género tanto en su lenguaje, como en sus argumentos. El escritor y director Brian Taylor dirige Mom and Dad, su primera película en solitario tras la imprescindible Crank: veneno en la sangre. Mom and Dad con un argumento delirante, una extraña epidemia que provoca ataques de violencia letal de padres contra hijos. Está protagonizada por Nicolas Cage y Selma Blair en una fiesta para el fan del género. Por su parte S. Craig Zahler –que deslumbró con su ópera prima, Bone Tomahawk– regresa a Sitges con la brutal Brawl in Cell Block 99, en la que un exboxeador reconvertido en traficante de drogas aterriza en una prisión que se convertirá en un auténtico campo de batalla. Procedente de Estados Unidos también podrá verse Happy Death Day, una divertida comedia de terror firmada por Christopher Landon, que mezcla los argumentos de Scream y Atrapado en el tiempo, hasta enloquecer a Jessica Rothe (La La Land), que ve como un enmascarado la mata, una y otra vez.

Un argumento, el del tiempo, que también será el protagonista de la película coreana A Day, del debutante Cho Sun-ho, en la que un famoso cirujano es testigo de un accidente en el que ve morir a su hija. Una escena que se repetirá en un bucle sin fin, y en la que el padre intentará cambiar el destino de su hija. Después de un año 2016 en el que los grandes autores asiáticos coparon la programación del Festival de Sitges, en la presente edición, el espectador podrá comprobar que hay vida más allá de grandes títulos como La doncella, con películas como por ejemplo la taiwanesa mon mon mon Monsters, de Giddens Ko, que combina el bullying escolar con el terror sobrenatural en un film que desborda talento, ingenio y que se encuentra entre las sorpresas que el Festival presenta cada año. Otros debuts destacados de la selección asiática son el de Jonathan Li (asistente de dirección en la trilogía de Infernal Affairs) que presenta The Brink, un thriller 100% hongkonés, protagonizado por Shawn Yue, que va a sorprender; y el de Lee Sa-Rang que consigue con Real, un cruce entre Nicolas Winding Refn y el mejor thriller coreano.

Cartel de Les Affamés
Cartel de Les Affamés

La canadiense Les affamés, de Robin Aubert –conocido por la inquietante Saints-Martyrs-des-Damnés–, reinventa el género de zombis, con una visión intelectualizada y casi ya de culto tras su pase por los festivales de Toronto y Austin. Otro de los grandes debuts del año, que consolida el papel de las mujeres realizadoras dentro del cine de género, es el de la directora francesa Coralie Fargeat. Su ópera prima, Revenge, destila una violencia con guiños a los clásicos de los años 70, y contiene un clímax final que será un sueño para los amantes del fantástico. De Hungría llegará Jupiter’s Moon, de Kornél Mundruczó –autor de la extraordinaria White God–, director que siempre ha introducido el elemento fantástico de manera inteligente en sus películas, convirtiéndolo en un mecanismo visual perfecto. Por su parte, el británico David Bruckner, juega en The Ritual con texturas que van más allá de La bruja de Blair o La bruja, para conseguir una película de horror, que ha gozado de una excelente recepción en Toronto. Más talento europeo este año en Sitges con Thelma, del noruego Joachim Trier, que desde un punto de vista autoral, presenta un thriller sobrenatural que ahonda en la existencia humana; con la superproducción rusa Salyut-7, film que narra el rescate de la estación espacial Salyut 7 en 1985; o con el espectacular western holandés Brimstone, protagonizado por Dakota Fanning y Guy Pearce.

Latinoamérica sigue su apuesta por el fantástico con la película brasileña As boas maneiras, un relato ente lo real y lo onírico sobre el poder del amor materno, dirigido por Marco Dutra y Juliana Rojas; El habitante, del uruguayo Guillermo Amoedo, ganador del Premio a la Mejor Película Iberoamericana con The Stranger en 2014; o la terrorífica Belzebuth, del mexicano Emilio Portes. El talento catalán estará presente, una vez más, en el Festival, con diversas producciones, entre ellas el último trabajo de Jaume Balagueró: Muse. Sitges tambien contará con el debut de Sergio G. Sánchez, con Marrowbone, y programará films como Dhogs de Andrés Goteira, una producción independiente que narra el encuentro casual entre un hombre de negocios y una misteriosa mujer, que nos conduce a una aventura furtiva, a un desierto y a un crimen; y Black Hollow Cage, de Sadrac González-Perellón, un film que mezcla el género del terror con el de ciencia ficción. Completan el panorama español Errementari, la última producción de Álex de la Iglesia y Carolina Bang, dirigida por Paul Urkijo; Most Beautiful Island, dirigida por la realizadora Ana Asensio, que abrirá la sección de Noves Visions One, y Arder, Compulsión y The Biggest Thing That Ever Hit Broadway, tres títulos del más actual cine independiente español.

Cartel de Errementari
Cartel de Errementari

El documental, presente siempre en la programación del Festival, tendrá su representación con títulos como 78/52, de Alexandre O. Philippe –que ha presentado varios documentales en ediciones pasadas del Festival–, que estará en la Sección Oficial a competición. La pieza analiza minuciosamente la escena de la ducha de Psicosis, de Alfred Hitchcock. Junto a este, podrá verse Caniba, tras su paso por la Mostra de Venecia, un film dirigido por Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel, que refleja la desconcertante importancia del deseo caníbal en la existencia humana.

Samsung Sitges Cocoon, series, animación…

En su 50 aniversario, el Festival de Sitges da un paso adelante y refuerza la presencia de la realidad virtual a través de Samsung Sitges Cocoon, que este año amplía su programación con dos nuevos espacios, y que cuenta con una sección oficial a competición que será valorada por un jurado oficial, compuesto por Jaume Balagueró y Javier Olivares. Dentro de la programación podrá verse el estreno mundial de Campfire Creepers, la primera serie de terror en realidad virtual y con una visión de 360º, dirigida por el realizador francés Alexandre Aja (Alta tensión), además de Night, Night, una experiencia terrorífica sobre los miedos infantiles, realizada por Guy Shelmerdine, director de Catatonic, pieza impactante que se vio en Samsung Sitge s Cocoon en la edición pasada.

Las producciones de series de género también protagonizan este año un papel destacado con proyecciones en el mismo Auditori. Movistar+ estrena La Zona; y también podrá verse la presentación de la segunda temporada de Stranger Things –con las presencias de Millie Bobby Brown y Noah Schnapp, dos de sus protagonistas– o la proyección de la coreana Okja, y What Happened to Monday?, dirigida por un director muy conocido en el Festival, el noruego Tommy Wirkola.

Desde 1995, Sitges ha dedicado un espacio a la animación. En la presente edición, rendirá homenaje a los cien años de animación japonesa, y lo hará con la programación de cinco películas de animación procedentes de Japón en la sección Anima’t, entre las que destacan la multipremiada Lu Over the Wall, o A Silent Voice, que ha tenido un recorrido espectacular por las pantallas asiáticas. Sin descuidar la animación europea, con joyas como la francesa Loving Vincent.

El próximo lunes 18 de septiembre (a las 13 horas), se iniciará la preventa de entradas –para poseedores de packs de entradas–, y el martes 19 (a las 13 horas), la venta de entradas general.

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

Con todo lo que ha ocurrido ayer, y el gran evento de mañana, uno tiene poco tiempo o nada para pasarse por el blog y publicar algo. Aprovecho unos minutos para dejaros con el primer paranoico trailer de The Killing of a Sacred Deer (2017) de Yorgos Lanthimos, que veremos en Sitges 2017. El film, inspirándose libremente en la tragedia de Eurípides, cuenta la historia de Steven (Colin Farrell), un brillante cirujano, que asume bajo su manto a un siniestro adolescente (Barry Keoghan). Este último se inmiscuirá paulatinamente en su familia y resultará cada vez más amenazante, tanto que acabará conduciendo a Steven a un impensable sacrificio. Thriller de terror psicológico del director de las inclasificables Canino (Kynodontas) y Langosta (The Lobster) en la que junta al ya mencionado Farrell, Nicole Kidman, Alicia Silverstone, Raffey Cassidy, Bill Camp y el joven Keoghan, al que recordaréis recientemente por Dunkerque (Dunkirk).

Cartel de The Killing of a Sacred Deer
Cartel de The Killing of a Sacred Deer

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
Página 1 de 212

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies