Al fin un rato de tranquilidad entre tanta fiesta navideña para hablar de esta grata sorpresa que es Spider-Man: un nuevo universo (Spider-Man: Into the Spider-Verse). Y con ánimo de no perder el impulso comienzo a las bravas, ¿podemos decir que estamos ante una de las mejores películas del año? Pues indudablemente la respuesta es un sí como una casa, sin dudas ni segundas lecturas.

Uno de los factores causa de este calificativo es que Spider-Man: un nuevo universo pone sobre la mesa un nueva forma de adentrarse en el mundo de la animación desde una perspectiva completamente fiel a algo tan básico como es la lectura de un cómic. El film explota en la narrativa de la película un extra hasta ahora no utilizado, uno donde la esencia de la esta actividad es trasladada a pantalla, algo que sin embargo ya había sido utilizado en otros sectores del entretenimiento como el videojuego. Pero en cine de animación mainstream Spider-Man: un nuevo universo se lleva la palma.

Este modelo de adaptación aporta de paso una dinámica muy inmersiva, ya que además de ver, y de dejarte llevar por la película en si, sientes ese lazo que el cómic tiene con su lector. Son varios los elementos que enfatizan esta inmersión, desde la estética viñeta de muchos planos (esa misma que Ang Lee utilizara en la castigada Hulk), pasando por el uso de bocadillos, las tramas de puntos para el color y las sombras, o las onomatopeyas (quién no recuerda el Batman de 1966), y llegando al propio estilo del dibujo de los personajes, con sus trazos, sus líneas para marcar el rostro, un estilo gráfico visto ya en otros sectores como el ya mencionado del videojuego (sin ir más lejos la muy violenta saga Borderland) o el cine (de alguna forma recuerda a la rotoscopia utilizada por Richard Linklater en A Scanner Darkly). Y más, ya que dependiendo de quien seas apareces dibujado de diferente forma, así hay amerimanga, cómic clásico, digital o incluso Looney Tunes.

Te cuento la historia usando viñetas... puro cómic animado
Te cuento la historia usando viñetas… puro cómic animado

El segundo factor es ya a nivel historia, ¿es posible innovar en sobrexplotado universo Spider-Man? Pues teniendo en cuenta los films de Sam Raimi, los de Marc Webb y los actuales de Jon Watts la esperanza era poca, pero zasca, llegan el trío Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman, este último guionista junto a Phil Lord, y proponen el más difícil todavía. No contentos con la existencia de un sólo Spider-Man ponen sobre la mesa seis, cada uno de ellos de una realidad diferente… el multiverso es infinito y las posibilidades a partir de ahora son incontables. Así por un lado conocemos al nuevo Spider-Man que oculta el rostro de Miles Morales, personaje creado para la línea "Ultimate Spider-Man", y al tiempo al Peter Parker, guiños y risas a costa del cine de Raimi, Spider-Woman versión Gwen Stacy, Spider-Man Noir, Peni Parker y el traje SP//dr de Tierra-14512 (no conocía esta creación de Gerard Way y Jake Wyatt) y Spider-Ham, el muy breve históricamente hablando Peter Porker. Cada uno con su forma de ser, su forma de actuar y con sus características en su propio universo llevadas a este. Pura genialidad.

Todos los Spider-Man en un mismo universo: Peni Parker, Gwen Stacy, Spider-Ham, Miles Morales, Peter Parker y Spider-Man Noir
Todos los Spider-Man en un mismo universo: Peni Parker, Gwen Stacy, Spider-Ham, Miles Morales, Peter Parker y Spider-Man Noir

Junto a los héroes los obligados villanos con presencias tan notables como las de Doc Ock, Kingpin, el Duende Verde, Escorpión, Lápida… y Merodeador. Todo esto sirve para dar forma a una historia francamente sencilla en la que, en el fondo, se viene a contar el nacimiento de un superhéroe por todos conocido, cómo se adapta a sus nuevos poderes, los primeros golpes que se lleva, la frustración por sentirse un bicho raro de la clase, hacerse adulto cuando todavía eres un adolescente… vamos, el sota, caballo y rey de Spider-Man. Pero lo curioso está en que si contándote lo que te han contado mil veces ya, logras innovar, logras enganchar y logras, sobre todo, dejar atónito tanto a niños como adultos que disfrutan con el cómic como base de su entretenimiento, pues hay que levantarse y aplaudir. Spider-Man: un nuevo universo es una experiencia única de cómic transformado en cine. Obligada.

Cartel de Spider-Man: Un Nuevo Universo
Cartel de Spider-Man: Un Nuevo Universo