Aprovechando que Mel Gibson está de paseo por el norte de España (Asturias, Fonsagrada o aquí mismo Santiago de Compostela), es momento de pararse a hablar un poco sobre Dragged Across Concrete, la última delicia que ha protagonizado.

La verdad es que poco cine de S. Craig Zahler hemos podido disfrutar hasta el momento. De la truculenta y violenta Bone Tomahawk, grandioso western que de buenas a primeras muta en brutal survival horror, hasta la delirante e inesperada Brawl in Cell Block 99, una suerte de Historia de Ricky (Lik wong) si uno se refiere a violencia sin parangón, brutalidad imparable y ritmo trepidante. Zahler cambia ahora en parte de estilo, y regresa al modelo Bone Tomahawk, pero sin sacarse la chorra y hacernos un giro de 180 grados donde nada de lo contado tiene ya importancia.

Dragged Across Concrete es cine paciente, historia de un policía en horas bajas que decide jugar la carta de la desesperación cuando ve que se le marca y ningunea por los malos modos y brutalidad que aplica cuando detiene a alguien. Gibson encarna a Brett Ridgeman, ese policía cerca de jubilación que si bien no puede esperar nada de la pensión que le va a quedar, se lleva un jarro de agua fría cuando lo suspenden de empleo y sueldo tras un vídeo de brutalidad policial donde queda reflejado. En ese momento nos plantamos ante la hora más oscura del protagonista, conocemos las vicisitudes familiares de Ridgeman, y comprendemos que todo se desmadre. En paralelo Zahler nos cuenta dos historias más, una la de un atraco, otra la de una madre. La primera tiene todo el sentido del mundo, vive enlazada como un hermano gemelo a la protagonizada por Gibson y su compañero de fatigas Vince Vaughn (repite con Zahler tras Brawl in Cell Block 99 y genial), la segunda es una licencia hiperviolenta y sin mucho vínculo con Jennifer Carpenter ("Dexter") ahí como rostro conocido (como Vaughn repite también con el director tras su papel de sufrida esposa en Brawl in Cell Block 99).

Y eso es Dragged Across Concrete, una historia implacable, sencilla en su narración pero tremendamente efectiva e inteligente. Larga, como es el cine de Zahler, pero completa de principio a fin. Dolorosa, cruel y salvaje. Violenta, subversiva y con su moraleja… telita. Mel Gibson superlativo, convencido y conocedor de que no hay marcha atrás, Vince Vaughn perfecto, compañero hasta las últimas consecuencias, Tory Kittles correcto, se encuentra en medio del fuego y cumple su misión junto a Michael Jai White. La Carpenter vista y no vista… la pobre es encargada de protagonizar el momento más WTF del conjunto. En medio del fregado pues veteranos como Udo Kier, Laurie Holden (Silent Hill) o Don Johnson. El villano a seguir Thomas Kretschmann… En fin, de las que mola ver con una copa al lado, buen cine negro y algo más. S. Craig Zahler es un guionista fabuloso, un director genial y un maestro de las rarezas cinematográficas de los últimos años. Que siga haciendo mucho cine, por dios.

Póster de Dragged Across Concrete…... delicia
Póster de Dragged Across Concrete…… delicia