Triste la noticia la que se ha producido hoy. El gran Chicho Ibáñez Serrador ha fallecido. Toca despedirse con un hasta siempre de este genio patrio, aunque nacido en Uruguay, y responsable de la obra maestra del horror ¿Quién puede matar a un niño?, o la no menos abrumadora La residencia.

Pero junto a su cine hay que encumbrar tanto o más sus maravillas televisivas encabezada por esas "Historias para no dormir", sus personales tertulias en "Mis terrores favoritos", o los telefilms protagonizados por su señor padre "El televisor", "El trapero", "La pesadilla" o "La zarpa". A un nivel diferente, pero presente en la vida de un buen número de generaciones (yo uno de ellos), el magnífico programa concurso "Un, dos, tres… responda otra vez".

Una pena que no se adentrara más veces en el género, fue un visionario en su día, un atrevido, un innovador y alguien que no se asustaba por lo controvertido de sus propuestas… y moralejas.

Hasta siempre a Chicho Ibáñez Serrador
Hasta siempre a Chicho Ibáñez Serrador