Poco a poco se nos consumen los 365 días que dan forma a un año estándar no bisiesto 366 días que dan forma a un año no estándar bisiesto. Es momento por lo tanto de hacer un breve recorrido por eso que a lo largo de este 2012 me ha calentado cinematográficamente hablando y eso otro que, con tristeza, me ha dejado peligrosamente frío. De paso os invito con ganas, casi podría decir que os exhorto, a que dejéis en los comentarios vuestras impresiones de este año que ahora se terminar, tengamos en cuenta que el 2013 empieza en nada y a partir del 1 de enero solo tendremos ojos para lo que está por llegar, que es mucho y bueno, o al menos que levanta un hype tal que nuestro medidor de fanatismo ya comienzan a colapsarse. Por lo tanto, a partir de aquí una primera entrada con impresiones sobre lo mejor de este 2012 que disfruta de sus últimas horas. Ojo, la lista es global ya que prefiero no indicar preferencias porque a lo largo de un año, y con tantas películas deglutidas, me cuesta reconocer lo que más me ha encantado… aunque tengo un top bastante definido. Y ojo número dos, seguramente muchos echarán en falta películas, pero tengo que reconocer que no me he visto todo lo del año, algún que otro prometido "blockbuster" se ha acabado quedando en el cajón de los debe y sabe dios si podré acabar viéndolo, aunque me advierten que pintan terribles. Ah, debido al modelo estrenos España, pues en la lista hay películas del 2011 que aquí vimos este año.

Uruloki

  • Shame (2011) de Steve McQueen. Impresionante y desgarradora historia de degradación personal sin límites protagonizada por un fabuloso Michael Fassbender. Tras triunfar en diversos festivales, reconocimientos a la interpretación de Fassbender en Venecia, los BIFA y un buen puñado de asociaciones de críticos al otro lado del charco, acabó completamente descartada de la carrera por los Oscar debido, quiero entender que en gran parte, por la crudeza del tema que trata, la tortuosa adicción al sexo de un fulano y la rara relación que mantiene con su hermana.
  • Infierno blanco (The Grey, 2011) de Joe Carnahan. Otra de las obras a rescatar del año pasado que bien merecen ser recordadas y recuperadas una y otra vez. Protagonizada por un superlativo Liam Neeson cuenta la historia de un grupo de operarios de una refinería en Alaska que, tras un accidente de aviación, deben sobrevivir no solo a las inclemencias del lugar, jodido el frío que debe hacer, si no a una manada de lobos salvajes que tratan de proteger sus dominios. Desoladora y tremenda, un perfecto survival horror en modo real y francamente original donde el combate por el puesto de macho alfa alcanza lo inalcanzable.
  • Los Vengadores (The Avengers, 2012) de Joss Whedon. Uno de los mejores films de superhéroes de este renacimiento del que disfruta el género tras la calmada y medio decadente década de los 90. Whedon ofreció lo que el fan de la viñeta esperaba y sentó las bases de lo que debe ser una película de un supergrupo 100% palomitera. Brutal unión de estrellas como Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Samuel L. Jackson, Tom Hiddleston, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson y Jeremy Renner, y todavía más brutal el derroche de efectos visuales. Y ojo, porque si encima la historia es buena, engancha y cierra un arco argumental iniciado con Iron Man en el 2008 pues se caga la perra.
  • Prometheus (2012) de Ridley Scott. Aquí más de uno se me tirará a la yugular pero no me importa. Para mi lo mejor de la ciencia ficción de este 2012 junto a alguna otra joya que por aquí también destaco. Impronta Alien, un 3D maravilloso y género espectáculo como debe ser. Eso si, de lo más discutido del año por la diversidad de reacciones que acabó causando.
  • El caballero oscuro: la leyenda renace (The Dark Knight Rises, 2012) de Christopher Nolan. Otra de las grandes obras de la temporada que sirvió, de paso, para cerrar la trilogía maravilla gestada por Nolan, adorado por muchos y odiado por otros tantos. Un Batman más policíaco que otra cosa pero un lujo se mire por donde se mire si hablamos de gran espectáculo llegado desde Hollywood. Al igual que Prometheus, aunque en menor medida, bastante discutida por lo ambiguo de su final… en el fondo quedan dudas de posible irrealidad.
  • Skyfall (2012) de Sam Mendes. Otra delicia revitalizadora tras la insulsa Quantum of Solace (2008). James Bond vuelve a la gran pantalla con un guión inmejorable y un director que ha dado una vuelta de tuerca inesperada al personaje. Perfecto Daniel Craig y sobresaliente Javier Bardem encarnando a un villano que si bien sale poco se come la pantalla con la mala baba que supura. Diferente, personal, inesperada y al tiempo un viaje al pasado de esos que te dejan medio desconcertado.
  • La cabaña del bosque (The Cabin in the Woods, 2011) de Drew Goddard y Joss Whedon. Fabulosa obra de terror vapuleada y olvidada por nuestros distribuidores. Pudo verse en festivales, Sitges por ejemplo, pero el ser estrenada en USA en abril y aparecer en Blu-Ray en septiembre ayudó mucho para que finalmente fuera descartada de cara a su estreno en salas comerciales. ¿La razón? Pues además de que vivimos en un país de moral vaga, no se puede aplazar un estreno la friolera de 6 meses cuando es entrar en cualquier lado y correr el riesgo de que te descubran el final. En fin, 100% recomendable… no, que digo, 1000% recomendable. Una de las glorias del terror / comedia de los últimos años / décadas.
  • Wrong (2012) de Quentin Dupieux. Otra de las delicias que me vi en Sitges 2012 y que no creo que llegue a los cines de algún lado. Tras la rareza Rubber (2010), Dupiuex a.k.a. Mr. Ozzio regresa para ofrecernos una historia imposible sobre un tipo y su perro desaparecido. Surrealismo puro, humor absurdo y situaciones / personajes inclasificables. No tiene desperdicio, mejor verla con unas copas encima.
  • Looper (2012) de Rian Johnson. Tras varios años perdido, Johnson, director de ese muy recomendable film noir escolar titulado Brick (2006), se lió la manta a la cabeza para ofrecernos otra de las obras de ciencia ficción cinematográfica del año, un género sin límites. Protagonizada por Bruce Willis y Joseph Gordon-Levitt, Looper es un glorioso viaje por diferentes líneas temporales donde hasta el más mínimo detalle está considerado. Original, dinámica y entretenida.
  • Holy Motors (2012) de Leos Carax. Una película que se define por un nombre, Denis Lavant. Rareza que merece ser vista si lo que quiere uno es asistir a uno de los mejores despliegues interpretativos de un único actor en una misma película. De esas que o te atrapan o te cagas en la estampa del raro Carax.
  • Los miserables (Les Misérables, 2012) de Tom Hooper. Vista el pasado viernes soy incapaz de quitármela de la cabeza. Superlativa, impresionante, emocionante Anne Hathaway, genial el resto del reparto en un musical que engancha sin contemplaciones con una puesta en escena, más teatrera que peliculera, pero que aun así resulta una apuesta perfecta.
  • John Dies at the End (2012) de Don Coscarelli. Otra de las que me vi en el pasado Festival de Sitges y que más me llenó. Un viaje entre mundos digno del viaje por LSD más extremo de la historia. Coscarelli ofrece muy poco, pero en la última década se ha puesto detrás de las cámaras dos veces y dos son las obras de culto que se ha sacado de la manga. No se me ocurre otro de los grandes veteranos que sea capaz de seguir haciendo cine a su gusto y que logre mantener como este el tipo.

Y estas 12 podría decir que son las que ocupan ese top de films vistos en el 2012. Claro está, faltan muchísimas… podría decir que me han puesto igualmente a tono Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres (The Girl With the Dragon Tatoo, 2011) de David Fincher, Chronicle (2012) de Josh Trank, Luces rojas (2012) de Rodrigo Cortés, Los juegos del hambre (The Hunger Games, 2012) de Gary Ross, Dredd (2012) de Pete Travis, Vacaciones en el infierno (Get the Gringo, 2012) de Adrian Grunberg, Safety Not Guaranteed (2012) de Colin Trevorrow, Sinister (2012) de Scott Derrickson, Detention (2011) de Joseph Kahn, Bestias del sur salvaje (Beasts of the Southern Wild, 2012) de Benh Zeitlin o Spring Breakers (2012) de Harmony Korine. Y seguro que me dejo alguna que ahora mismo no me doy cuenta. Pero claro, no todo en el 2012 ha sido delicia… por el lado del horror, esa que nos han traído de cabeza. Dentro de un poco aquí mismo.

 NOTA  Gran despiste el mío… me falta incluir El Hobbit: Un Viaje Inesperado (The Hobbit: An Unexpectec Journey, 2012) de Peter Jackson. En fin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...