Recupero dos trailers de dos películas que se pueden ver en el TIFF estos días y que me molaría poder disfrutar en Sitges 2017. La primera es Brawl in Cell Block 99 (2017) de S. Craig Zahler, el director de la muy recomendable Bone Tomahawk con Kurt Russell, y que ahora pone a Vince Vaughn en una línea en la que no le habríamos imaginado. En la película Vaughn encarna a Bradley Thomas, un boxeador que pierde su trabajo como mecánico de coches. Desesperado porque su mujer Lauren (Jennifer Carpenter) amenaza con dejarlo, decide aceptar un trabajo como repartidor de droga para un viejo amigo. Tras verse involucrado en una pelea con la policía, es enviado a prisión. Lo malo es que esa prisión, comandada por Warden Tuggs (Don Johnson), se convertirá en un auténtico campo de batalla para Thomas cuando sus enemigos le pongan al límite. Viendo el trabajo previo de Zahler, seguro que Brawl in Cell Block 99 no escatimará en violencia.

Cartel de Brawl in Cell Block 99
Cartel de Brawl in Cell Block 99

El segundo trailer es el de una cosa llamada Laissez Bronzer les Cadavres (2017) de Hélène Cattet y Bruno Forzani, o en inglés Let the Corpses Tan… o Deja que los cadáveres se bronceen. Apunta que es cine independiente, pero muy independiente, pero la estética que tiene me atrae mucho (luego será una mierda). El film nos lleva al verano mediterráneo, con el mar azul y el sol radiante como escenario… eso y 250 kilogramos de oro robados por Rhino y su banda. El tema es que los ladrones se cuelan en un abandonado lugar de descanso y evasión donde una mujer artista trata de encontrar nuevamente inspiración. Un triángulo amoroso e inesperados visitantes en forma de dos policías, convertirán el lugar elegido por los tres ladrones en el ideal para protagonizar una orgía de violencia donde los tiros no cesarán hasta que no quede ni el tato vivo en esa remota aldea en ruinas. El film adapta la novela de Jean-Patrick Manchette y Jean-Pierre Bastid. Dicen de ella que es implacable y alucinante… ya será menos, aunque mola la estética setentera. Me recuerda no sé por qué a Perros rabiosos (Enragés) de Éric Hannezo… que me moló en Sitges 2015 y que era un remake de Semáforo rojo (Cani arrabbiati) de Mario Bava.

Cartel de Laissez bronzer les cadavres
Cartel de Laissez Bronzer les Cadavres