diciembre 2017


Como todos los años hago un breve repaso a las películas vistas este año y planteo una selección que me gustaría recomendar como lo que creo que deberíais ver este año (o el que viene cuando se estrenen). Hay de todo como en botica, algunas os habrán gustado, otras seguramente no, otras seguramente ni las hayáis visto. Mi recomendación, echad un vistazo a todas aquellas que no hayáis podido disfrutar y, de las otras, obligado nuevo vistazo para disfrutar de parte del mejor cine de este 2017. Desde luego, y con esperanza, me gustaría conocer vuestras favoritas de este año para anotar esas que no he podido ver.

¿Algunas de las mejores de este 2017? No me cabe duda... ¿y a ti?
¿Algunas de las mejores de este 2017? No me cabe duda… ¿y a ti?

La Forma del Agua (The Shape of Water) de Guillermo del Toro. Una joya más del director mexicano más molón. Vista en Sitges 2017 sentado al lado del mismísimo maestro de ceremonias (el de atrás tapado por mi cabeza es William Friedkin y al lado su señora), se trata de una historia de amor verdadero cargada de sensibilidad y madurez, y que hace hincapié en muchas de las más sonadas represiones del pasado, el presente y seguramente el futuro. La discriminación por raza y sexo, las oportunidades perdidas y la esperanza. Todo adornado con el condimento que mejor maneja Del Toro, los mundos de fantasía. A la altura de sus mejores obras El laberinto del Fauno o El espinazo del diablo.

Baby Driver de Edgar Wright. Joya servida a 45 revoluciones por minuto. Puro frenesí a golpe de The Jon Spencer Blues Explosion o Martha & The Vandellas. Una delicia rodada por Wright y donde cada instante es encajado con maestría para hacer coincidir imagen y sonido. Cine de persecuciones que desprende aroma al mejor John Frankenheimer o Richard C. Sarafian. Una historia de amor, una historia de error, una historia loca con un Ansel Elgort que lo da todo y que planta cara sin miramientos a iconos ahora caídos como Kevin Spacey, y presentes primeras figuras como Jamie Foxx o Jon Hamm. Para ver una y otra vez indagando cómo se logra plasmar lo que Wright plasma.

Déjame salir (Get Out) de Jordan Pelee. Una de las extrañas curiosidades de este año la dirigida por el cómico Pelee y que sin embargo, terror, nos dejó por momentos a todos con el culo pegado a la butaca y la mirada fija… sí, igual que el sufrido Daniel Kaluuya. Una película de horror racial / comedia macabra, plagada de elementos propios del género como los mad doctors o los grupos cultistas. Lanzada curiosamente en un momento de mediático rebrote supremacista en EEUU, Pelee ofrece una mirada ácida dentro del género del terror de bajo presupuesto a ese problema adornándolo a la Don Siegel con un fondo con aroma a La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the Body Snatchers).

Múltiple (Split) de M. Night Shyamalan. Otro paso más dentro de la deslumbrante carrera de este director cuando hablamos de los género que con maestría domina. Un nuevo viaje a la Philadelphia de David Dunn y Elijah Price o a la del fantasma de El sexto sentido (The Sixth Sense), un fantástico ejemplo de multiverso y un fabuloso golpe sobre la mesa para dejarnos locos con el ya mítico final de la película. De regalo 24 personajes irrepetibles encarnados por el cambiante James McAvoy y la notable réplica de la creciente Anya Taylor-Johnson. Misterio, incredulidad, terror en el fondo. El mejor Shyamlan y puerta abierta a Mr. Glass (2018).

Brawl on Cell Block 99 de S. Craig Zahler. Del director de la caníbal Bone Tomahawk llega el periplo por el cine carcelario del impensable Vince Vaughn, mostrenco de casi dos metros que se mete de lleno en la piel de Bradley Thomas… el hombre de titanio, el Riki-Ho de los EEUU, un destructor de vidas con nudillos ensangrentados. En Brawl on Cell Block 99 pasamos del clásico drama carcelario al que se ve sentenciado un delincuente de armas tomar a una creciente y descontrolada espiral de violencia que, por absurda, resulta cómica. Obligada.

Dunkerque (Dunkirk) de Christopher Nolan. El cine del director británico no puede faltar en la lista de mejores de cada año y si falta… error. Lo nuevo de Nolan es una joya, narrada nuevamente con el apoyo de la impresionante música de Hans Zimmer, y como era de esperar diferente a todo lo que hasta ahora habíamos visto. Nolan demuestra de nuevo que es único y aborda Dunkerque apoyándose en una inimaginable forma de narrar un hecho bélico de la Segunda Guerra Mundial. Carrera contra el tiempo con secuencias fabulosas y un montaje de los que te dejan el culo torcido. ¿Obra maestra? Si no lo es se le acerca.

Thelma de Joachim Trier. Desde Sitges 2017 llegó un terror diferente, un terror basado en el conocimiento personal de la protagonista. Historia del primer año de universidad de una joven, de sus flirteos con el alcohol, del descubrimiento de su sexualidad pero al tiempo paranoico viaje por una mente diferente, una capaz de hacer realidad sus más oscuros deseos. Ajena al terror de criatura, estridencia musical y susto impactante, se agradece este tipo de películas que exploran un miedo diferente al que estamos habituados a ver en sala comercial. Complemento ideal junto a Raw y Goodnight Mommy para una sesión de miedo en vena.

Wind River de Taylor Sheridan. Digamos que "debut" tras las cámaras del genial guionista de Sicario o Comanchería (Hell or High Water). Thriller policíaco protagonizado por Jeremy Renner y Elizabeth Olsen, historia de investigación de un asesinato en esa América de las nevadas praderas de Wisconsin y las reservas indias. Western moderno, sello de su autor, a bajo ritmo pero tan bien narrado, tan bien presentado en formato cine que bien podría pasar por un clásico de esos que en su día realizaron grandes como John Ford. De las que deben verse.

Logan de James Mangold. La redención final de Lobezno y merecida despedida del universo mutante de Hugh Jackman. Al fin una visión cruda y violenta de lo que realmente puede ser Logan en pantalla grande. Ocaso de un personaje que se le asumía indestructible desde el año 2000 y que de todo se curaba, esta vez los buenos tiempos han pasado y la decadencia toma la delantera en esta emotiva historia. Muchos llevábamos reclamando este tipo de enfoque desde hace años y al fin el salto al R, gracias al éxito de Deadpool, nos ha traído a un Logan desbocado con cabezas cercenadas, miembros amputados o primeros planos de las garras del personaje atravesando torsos o rostros. Salvaje.

Wonder Woman de Patty Jenkins. Seguramente la mejor película de DC Extended Universe hasta la fecha. Entrada por la puerta grande de esa Mujer Maravilla encarnada por la no menos maravillosa Gal Gadot. Film presentación de alto nivel para una heroína total y vía de escape para un estudio que con Liga de la Justicia (Justice League) no ha visto cubierto con grandeza su periplo comiquero en este 2017 que ahora termina. Narración clásica de nacimiento de nuestra heroína, su idílico periplo hacia la madurez y la posterior y definitiva pérdida de la inocencia. Perfecta ejecución de principio a fin y junto con Logan nuevo ejemplo de que el género puede ofrecer mucho tras más de tres lustros sobreexplotado.

Pero en este 2017 que ahora termina han habido otras buenas propuestas que merecen ser recordadas como A Prayer Before Dawn de Jean-Stéphane Sauvaire, Alien: Covenant de Ridley Scott (que nadie se me enfade), It de Andy Muschietti, Blade Runner 2049 de Denis Villeneuve (que tampoco se me enfade nadie), La La Land de Damien Chazelle, Vida (Life) de Daniel Espinosa, John Wick: pacto de sangre (John Wick: Chapter 2) de Chad Stahelski, Colossal de Nacho Vigalondo, madre! (mother!) de Darren Aronofsky

 

Venga, vamos a por Bright, la nueva película de David Ayer y probablemente la primera gran producción de Netflix, se habla de 90 millones de presupuesto. Estrenada directamente en el canal el pasado 22 de diciembre al fin puedo decir eso de que estoy entre los muchos millones de personas que la han visto (advierte Nielsen que en 3 días ha tenido 11 millones de visionados sólo en EEUU… que se dice pronto).

Creo yo que a nadie debe haber sorprendido lo que Bright ofrece. Los mimbres cinematográficos de David Ayer son sobradamente conocidos y lo que su nueva película aporta no deja de ser una envoltura diferente para a un producto estándar en su concepto, una buddy cop movie realista y cercana como ya lo fueron las muy sobresalientes Sin tregua (End of Watch), director, y Día de entrenamiento (Training Day), guionista. Tras el periplo DC de Escuadrón Suicida (Suicide Squad), Ayer por lo tanto regresa al medio que mejor domina, para narrar una nueva historia de personajes social y culturalmente distantes pero que no pueden estar más unidos. Sumad de paso todos los cánones que definen las películas en las que como guionista o director ha metido mano a lo largo de los años este señor. Bright está sembrada de corrupción, situaciones extremas que llevan al límite a sus protagonistas, y una obligada y creciente devoción hacia la camaradería y el compañerismo.

Si en Sin tregua los agentes Taylor (Jake Gyllenhaal) y Zavala (Michael Peña), un par de policías de Los Angeles, sufrían un infernal día de trabajo al enfrentarse a elementos superiores a sus expectativas, en Bright, los también agentes Ward (Will Smith) y Jakoby (Joel Edgerton) padecen lo mismo aunque en este caso el segundo sea un orco. Digamos que Bright es una nueva parte de esa trilogía, tetralogía o pentalogía, en la David Ayer nos habla sobre lo duro que es servir y proteger en las calles de los barrios más peligrosos de las grandes ciudades de EEUU. ¿La novedad? Pues la capacidad de innovar u ofrecer un punto de vista fresco al contar la historia como si en un cuento de hadas estuviéramos viviendo. En Bright, guión del figura Max Landis, hay orcos, elfos y hadas. Orcos pijos y orcos callejeros, conciertos de heavy orco donde humanos, elfos y los que cantan comparten gustos comunes. Hay strippers y prostitutas orcas, elfas y humanas. Hay elfos mafiosos, agentes de asuntos internos de orejas picudas, pandilleros hispanos de calcetines blancos hasta las rodillas y pantalones por debajo de la ínclita pero armados hasta los dientes, cadenas y relojes de oro, tráfico de armas y magia… ¡varitas mágicas!

Bright por lo tanto maneja los mismos elementos que las anteriores obras policíacas de Ayer introduciendo lo clásicos debates sociales, las dudas sobre el que es diferente (racismo / clasismo) o el odio hacia el compañero que no te conviene tener al lado. Por un lado uno puede pensar que es otra vez más de lo mismo (no se equivoca), pero por otro está bien ver como estas historias son perfectamente válidas y encajan como un guante por muy histriónica y grotesca que sea la idea que tienes para contarla (el caso de Bright). Desde luego se deja ver, es bastante entretenida y curiosa. Se mueve a un ritmo más del nuevo siglo que aquella historia que fue Alien nación (Alien Nation), y desde luego medio entierra cualquier posibilidad de hacer un remake de aquel film protagonizado por James Caan y Mandy Patinkin. Ojo, no es que aporte mucho, por no decir que no aporta nada, pero para ver sentado en casa con la manta un viernes por la noche sin nada que ver en cines es un producto ideal.

Ah, la presencia de Noomi Rapace o Edgar Ramírez no deja de ser anecdótica, la primera está y tiene un pase, el segundo va tan almidonado que no puede ni moverse. Lo que sí tiene mérito es el montón de maquillaje que han tenido que currarse para hacer la película, aunque sigo sin entender que innova Bright con respecto a otras para estar en boca de algunos cuantos. Mola, sí, pero tampoco es para fliparlo, y si descartas unas por no mejorar el pasado, Bright no se queda corta y tampoco es que rompa esquemas ni que redefina el uso de la espuma de látex o la silicona.

El nuevo cartel de Bright de David Ayer
El único cartel de Bright de David Ayer

Publicado por Uruloki en
 

Y siguen pasando los días de este 2017. Ya no falta nada para su final y Neill Blomkamp ha decidido volver a ponernos los dientes largos después de… casi 3 años de silencio. Pues sí, en su cuenta de Instagram el bueno de Blomkamp ha decidido compartir dos nuevos concept art de ese Alien 5 AKA Alien: Xenomorph que pudo ser y nunca será. Lo más curioso del tema, supongo que tras el despecho de mostrar el primer material y de que posteriormente le dieran la patada en el culo en 20th Century Fox (acompañado por el saludo de Ridley Scott), Blomkamp eliminó todos los dibujos compartidos. Ahora vuelve a las andadas y eso es un alegría para el fan. Más que nada por ver lo que pudo ser, por otro lado por pensar que, quién sabe, igual algo de esto se aprovecha.

Un nuevo concept art de la fallecida Alien: Xenomorph

Un nuevo concept art de la fallecida Alien: Xenomorph

Y hablando de cosas que entran por los ojos, Empire nos da la oportunidad de ver la primera imagen de Bumblebee (2018) de Travis Knight en la que Hailee Steinfeld aparece junto al famoso escarabajo amarillo de los cómics. La misma web ofrece un también primer vistazo a un paralizado y no sé si en muy buen estado Magneto (Michael Fassbender) en X-Men: Fénix Oscura (X-Men: Dark Phoenix, 2018). La imagen es curiosa pero no llega a revelar nada, Magneto en estado catatónico rodeado por dos hombres armados y uno con un cepo de esos que se usan para atrapar perros. Llamativo. La tercera imagen nos traslada al mundo de Fantastic Beast: The Crimes of Grindelwald (2018) de David Yates, el nuevo episodio del universo Harry Potter y el retorno de Eddie Redmayne y Katherine Waterson como Newt Scamander y su querida Tina Goldstein.

La primera imagen de Bumblebee

Magneto (Michael Fassbender) en X-Men: Fénix Oscura

Eddie Redmayne y Katherine Waterson como Newt Scamander y su querida Tina Goldstein

Para terminar el trailer de Mom and Dad (2018) de Brian Taylor (Cranck), una de las joyas que se pudieron ver en Sitges 2017 y película en la que Nicolas Cage y Selma Blair sufren de un mal global que provoca unas irrefrenables ganas de pasar a cuchillo a tus hijos (24 horas de puro frenesí y caras del maestro Nicolas Cage). La película se estrena en USA el 19 de enero, no sé si llegará a estas tierras en otro formato que no sea el Blu-Ray o streaming. Los hijos Anne Winters y Zackary Arthur. En el reparto está también Lance Henriksen que siempre mola un huevo.

Los comentarios están desactivados
 

Al fin Rusia ha ganado la Guerra de las Galaxias a los EEUU y ha dado una primicia Star Wars. En la web Licensing Russia ha aparecido lo que promete ser la primera imagen para promoción de Solo: A Star Wars Story (2018) de Ron Howard. En la imagen tenemos a Alden Ehrenreich como Han Solo, Emilia Clarke como Kira, Donald Glover como Lando Calrissian, Joonas Suotamo como Chewbacca y un aparentemente renovado o no tan chatarra Halcón Milenario. No es que sea la mejor de las presentaciones, pero podría si ser parte del primer cartel que veremos tarde o temprano. Si alguno sabe ruso puede pasarse por este enlace para echar una lectura al documento "oficial" de esta gente…

Primera imagen oficial, de promoción, de Solo: A Star Wars Story
Primera imagen oficial, de promoción, de Solo: A Star Wars Story

Por ahora lo único oficial que tenemos es el logo de la película, descubierto por Ron Howard hace un par de meses.

Logo oficial de Solo: A Star Wars Story
Logo oficial de Solo: A Star Wars Story

Publicado por Uruloki en
 

Tras unos obligados días de silencio, realmente no hay nada que contar, echo un vistazo a cosas pasadas que se me quedaron en el tintero mientras encuentro un hueco para ver uno de los estrenos de este pasado viernes, Bright de David Ayer, y hablar sobre él… que la ponen de bonita para arriba.

En fin, relativo a cosas que comentar del Hollywood en general, os dejo con la primera imagen de The Meg (2018) aparecida en Empire. Con Jon Turteltaub a los mandos podemos ver a Jason Statham, uno de los reyes del cine de acción de hoy en día, dando la espalda a lo que podría ser el megalodón / carcharodon megalodon, o como se le conoce amigablemente… Meg, que les traerá de cabeza. Basado en la obra de Steve Alten, nos veremos cara a cara con una especie extinta de tiburón que vivió varios millones de años atrás y del que los estudios dicen que podría haber llegado a medir unos 18 metros del morro a la punta de la cola (el de Steven Spielberg rondaba los 8 metros). La sinopsis del film cuenta cómo después de escapar de un ataque por lo que él afirma fue por un tiburón de 21 metros, Jonas Taylor (Statham) debe enfrentar sus temores para rescatar a un grupo de científicos atrapados en una estación sumergible hundida… y en la que ronda un meg de estos. Junto a Stathma pues rostros conocidos como los de Ruby Rose, Fan Bingbing, Rain Wilson, Masi Oka o Cliff Curtis. Si la cosa sale bien tras The Meg llegará The Meg 2 y así hasta dar el salto al equivalente mainstream de cualquiera de esos sucedáneos de The Asylum.

La cara de Jason Statham en The Meg es un poema...
La cara de Jason Statham en The Meg es un poema…

Tenemos también un pequeño nuevo acercamiento a "Altered Carbon", una de las grandes propuestas de Netflix para el año que viene. Protagonizada por Joel Kinnaman, Will Yun Lee y James Purefoy entre otros, la estética es espectacular para una serie de televisión. Se ve que la inversión de Netflix, que recauda pasta por todos los lados, será también grandiosa en esta serie. Crucemos los dedos para que la cosa funcione como se espera de ella. Recordemos que al frente del guión y de la serie está Laeta Kalogridis, guionista de productos tan dispares como Guardianes de la noche (Nochnoy dozor), Shutter Island, Terminator: Génesis (Terminator Genisys) o Alita: Ángel de combate (Alita: Battle Angel, 2018). Una carrera modo montaña rusa. Ojo, productora de cosas como Avatar o Asalto al poder (White House Down). Lo dicho, Laeta "Montaña Rusa" Kalogridis.

Vamos ahora con temas menores dentro del tema comiquero. Por ejemplo, Cooper Andrews, presente en las últimas temporadas de "The Walking Dead", pasa a formar parte del reparto de Shazam! (2019). Andrews será el padre adoptivo de Billy Batson (Asher Angel). El actor, secundario, se suma a Zachary Levi (Shazam), Mark Strong (Doctor Sivana) o Jack Dylan Grazer (Freddy Freeman). Os voy a dejar con las dos portadas de Empire dedicadas Black Panther (2018) de Ryan Coogler, pero son tan poco inspiradas, que prefiero miniaturizarlas para que no intoxiquen demasiado la entrada. Para compensar un nuevo spot del film, que a dos meses de su estreno no es que levante tanto interés como otros de sus films hermanos.

Las dos portadas de Empire para Black Panther. Pues qué queréis que os diga... ni fu ni faLas dos portadas de Empire para Black Panther. Pues qué queréis que os diga... ni fu ni fa
Las dos portadas de Empire para Black Panther. Pues qué queréis que os diga… ni fu ni fa

 

Venga, en un día como hoy también debería haber hueco para unas cuantas noticias cinematográficas y a otra cosa mariposa. Arranco con una triste sorpresa que saltó ayer pero que recupero ahora. La Forma del Agua (The Shape of Water) de Guillermo del Toro se queda fuera de la carrera por el Oscar al Mejor Maquillaje. Personalmente pienso que es inexplicable el hecho, pero bueno, su lugar lo ocuparan entre 3 y 5 de las siguientes: Bright, El instante más oscuro (Darkest Hour), Ghost in the Shell, Guardianes de la galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2), Yo, Tonya (I, Tonya), La reina Victoria y Abdul (Victoria & Abdul) y Wonder. No voy a quitar méritos a las que han pasado el corte, pero que me perdonen pero es sencillamente alucinante…

Sigamos con más cosillas. Por ejemplo, resulta que el veterano Nick Castle se pondrá nuevamente tras la máscara de Michael Myers en Halloween (2018) de David Gordon Green y Danny McBride. El dato es curioso. Ya John Carpenter nos lo puso interesante advirtiendo que este Halloween era una secuela directa de su La noche de Halloween (Halloween) pero en una línea temporal alternativa a la que conocemos de secuelas y más secuelas. Luego creció con el dato de que Jamie Lee Curtis regresaba como la abuela Lauri Strode, con su hija Karen (Judy Greer) y su nieta (Andi Matichak). Pero ahora el dato Nick Castle, el actor / director / guionista tras la máscara en ese lejano 1978.

Nick Castle en aquel 1978 junto a la máscara del icónico Michael Myers
Nick Castle en aquel 1978 junto a la máscara del icónico Michael Myers

Y hablando de remakes, secuelas y todo eso, resulta que Netflix ha decidido dar luz verde a una secuela de Bright de David Ayer, que se estrena en el canal de internet en unas horas. Lo curioso, puede que Bright sea interesante para Netflix, pero la crítica la está machacando cosa fina poniéndola como una de las peores películas de este año y de unos cuantos más. Cuentan que Will Smith ya ha firmado, veremos el resto, si salen o no escaldados de la experiencia (de Joel Edgerton no dicen nada así que suena a hasta siempre). Lo que queda claro es que Netflix tira millas y se la sopa directamente la crítica puesto que su modelo de negocio es otro. Y para curiosidades varias, echad un vistazo a este vídeo en el que Mark Hamill habla claro indicando que Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars: The Last Jedi) no es el Star Wars que le representa. Cuenta Hamill, o se confiesa, que el Luke Skywalker que encarna es el Luke Skywalker que le pidieron interpretar, pero no es el Luke Skywalker que él entiende debería haber sido (si seguimos la propuesta de George Lucas en su momento). Apunta que los Jedi nunca se rinden y que la actitud que tiene Luke en la película no se entiende si pensamos en los fans de antaño, pero que ahora es una saga orientada a un nuevo película. Aunque el vídeo está editado las frases de Mark Hamill son lapidarias, si bien reconoce que Rian Johnson es la persona indicada para rodar la película y es lo que se tenía que hacer.

Antes de estos cartelitos de Pacific Rim: Uprising y Winchester, comentar que Mark L. Smith ha sido fichado por Paramount Pictures para hacerse cargo del guión de ese Star Trek que dicen dirigirá Quentin Tarantino. Smith se ha impuesto a otros candidatos que igual que él ofrecieron a Tarantino y J.J. Abrams una batería de ideas. Los que quedaron fuera son Lindsey Beer, Drew Pearce y Megan Amram. Un paso más…

Un nuevo cartel de Pacific Rim: Uprising
Un nuevo cartel de Pacific Rim: Uprising

Otro póster de Winchester
Otro póster de Winchester

 

Bueno, vamos al tema que hoy cuento con menos tiempo del habitual. Para comenzar nada como hacerlo con el primer trailer y seguramente único que debamos ver de Sicario 2: Soldado (2018) de Stefano Sollima, secuela de la magnífica Sicario de Denis Villeneuve. Regresan Benicio Del Toro y Josh Brolin, se unen Isabela Moner, Jeffrey Donovan, Manuel Garcia-Rulfo y Catherine Keener. La sinopsis simple, contrapunto del intenso trailer.

La guerra contra las drogas en la frontera entre Estados Unidos y México se ha intensificado a medida que los cárteles han comenzado a traficar con terroristas a través de la frontera estadounidense. Para luchar la guerra, el agente federal Matt Graver (Brolin) vuelve a unirse al siempre imprevisible Alejandro (del Toro).

Tras esta dosis de cine molón, espero que Sollima siga el rumbo de Villeneuve aunque si lo logra será para aplaudirle, es momento de mirar de nuevo al mundillo del blockbuster mainstream y el producto con aroma comiquero. Paramount Pictures y Hasbro han decidido mover ficha para tres de los productos que bajo acuerdo tienen entre manos como futuras adaptaciones cinematográficas. El anuncio es la fecha de estreno para a el tercer film de los G.I. Joe, que llegará a los cines el 27 de marzo de 2020, Micronauts con objetivo de estreno 16 de octubre del mismo año, y Dungeons and Dragons un año más tarde el 23 de julio del 2021. Ese año, el 21, y también en octubre llegará otro producto Hasbro adaptado al cine… pues M.A.S.K., ROM o Visionaries.

El nuevo precioso póster de Isle of Dogs de Wes Anderson
El nuevo precioso póster de Isle of Dogs de Wes Anderson

Os dejo ahora con el trailer de una serie documental Netflix a la que le tengo muchas ganas. Se trata de "The Toys That Made Us", serie centrada en todas esas líneas jugueteras que llevan entre nosotros décadas y décadas y que con cariño muchos conservamos o coleccionamos. En el trailer podemos echar un vistazo a algunas de las líneas que visitarán en esta serie como por ejemplo las figuras de Star Wars de Kenner, las Barbie y Master del Universo de Mattel o los G.I. Joe de Hasbro. La verdad, un gustazo para darle una pequeña vuelta a ese pasado que algunos conservamos todavía o que siguen haciendo crecer

 

Ala, así de sopetón y con Star Wars: Los Últimos Jedi todavía en boca de todos, llega el primer trailer de Mortal Engines (2018) de Christian Rivers, adaptación de la homónima obra de Philip Reeve. El film, escrito y apadrinado por Peter Jackson, Philippa Boyens y Fran Walsh, nos traslada varios miles de años en el futuro, con las ciudades de la tierra recorriendo el planeta sobre enormes máquinas al tiempo que se enfrentan entre ellas por la dominación de los recursos que quedan por explotar. En una de estas ciudades voladoras, Tom Natsworthy (Robert Sheehan) se cruzará en el camino de una misteriosa joven (Hera Hilmar) de una remota y desconocida ciudad que cambiará el curso de su vida. Junto a los mentados protagonistas tenemos a veteranos de la talla de Hugo Weaving, Stephen Lang o Colin Salmon. El avance pinta curioso, seguro que visualmente no defrauda, pero por ahora poco sorprende y desde luego veremos si la obra que adapta tiene el suficiente hype como para atraer a las masas…

Concept art de Mortal Engines
Concept art de Mortal Engines

Hora de comentar eso de que Ronald D. Moore ha sido fichado por Apple para hacerse cargo de una serie de televisión de ciencia ficción en la que nos veremos en una línea temporal en la que la carrera espacial no ha llegado todavía a su fin, ni pinta tendrá de tenerlo. Moore escribe y crea junto a Matt Wolpert y Ben Nedivi ("Fargo"). Tenemos también la lista de películas que han pasado el corte de cara a la nominación al Oscar a los mejores efectos visuales. Hay alguna que otra gran sorpresa que veremos si pasan los cortes (bien merecido lo tienen), pero desde luego la competencia es a todos los niveles abrumadora… Alien: Covenant, Blade Runner 2049, Dunkerque (Dunkirk), Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2), Kong: Isla Calavera (Kong: Skull Island), Okja, La Forma del Agua (The Shape of Water), la mencionada Los Últimos Jedi, Valerian y la ciudad de los mil planetas (Valerian and the City of a Thousand Planet) y La guerra del planeta de los simos (War for the Planet of the Apes). Os dejo ahora la primera imagen de Alan Ritchson como Hawk / Hank Hall y Minka Kelly como Dove / Dawn Granger. No sé que pensar…

DC y Warner Bros. siguen apostando por "Titans"... menudas pintas
DC y Warner Bros. siguen apostando por "Titans"… menudas pintas

Publicado por Uruloki en
 

¿Conocéis a Joseph Kahn? Se trata de un director con no mucha suerte, responsable de la terrible Torque: rodando al límite (Torque), de la magnífica Castigo sangriento (Detention), y de un cortometraje de los Power Rangers que de alguna forma será recordado durante mucho tiempo. De un tiempo a esta parte la carrera de Kahn ha estado completamente vinculada a la dirección de videoclips para estrellas como Rihanna, Taylor Swift, Imagine Dragons, Eminem o Lady Gaga, pero en otro tiempo trató de probar suerte con el cine con proyectos como Neuromancer o, esta no la sabía, Justice League Dark. Se ve que Kahn encargó material conceptual para presentar a Warner Bros. y ver si tenía suerte. Obviamente la cosa no pasó de ahí, diferentes propuestas de conocidos actores ataviados como los miembros de esa otra Liga de la Justicia. Os dejo ahora con estas propuestas, a ver qué os parecen. Primero la Cosa del Pantano

Segundo John Constantine, con la cara de Dan Stevens

Tercero Zatanna. En este caso una conocida como Natalie Dormer

Cuarto Deadman, para este no hay que pillar actor, seguramente fuera 100% CGI…

El último Jason Blood, el hombre tras Etrigan el Demonio. La elección del actor bastante curiosa, un grande como Chiwetel Ejiofor

Los comentarios están desactivados
Publicado por Uruloki en
 

La técnica está con Rian Johnson pero la fuerza… la fuerza… la fuerza no le acompaña todo lo que se esperaba, o no por lo menos como todos la conocíamos hasta ahora. Una vez vista y meditada Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars: The Last Jedi) hay que plantearse dos cosas, ¿aceptamos esta nueva propuesta y tiramos millas? o, por el contrario, ¿ponemos el grito en el cielo y nos rasgamos las vestiduras? Si con el Episodio VII la gente se dividió también entre la magnífica recuperación del tono clásico y la cero originalidad parida por J.J. Abrams, con Star Wars: Los Últimos Jedi va a ocurrir más de lo mismo. Hace unos años muchos optaron por quedarse anclados en el "plagio" con la historia de 1977, ahora otros muchos se quiebran por dentro recitando la máxima "este no es el Star Wars que yo conocía".

Partamos de un hecho inamovible e irrefutable, si queremos tener Star Wars para rato y no volver erre que erre con lo del "esto es una burda copia" hay que aceptar ciertas cosas, y si bien estas pueden ser inconcebibles en la mitología, un salto de fe de vez en cuanto no nos va a matar. Tras Star Wars: El Despertar de la Fuerza (Star Wars: The Force Awakens), Rogue One fue el primer paso del giro narrativo de la saga creada por George Lucas, ahora nos plantamos ante la ruta que ha tomado Rian Johnson con Star Wars: Los Últimos Jedi, no quedarse en la simple presentación del más de lo mismo, criaturas de todo calado, viejos amigos que renquean por donde pasan, o secuencias clon de películas idolatradas. Johnson ofrece un punto de innovación, abre una puerta nunca explorada hasta el momento que a los más devotos destrozará por dentro, pero que a esas nuevas generaciones las dejará satisfechas. Eso sí, hay elementos que funcionan, otros son para arrancarse los ojos.

Lógicamente no voy a entrar en detalle con esos elementos que levantan ampollas entre los más escrupulosos seguidores de la saga, pero se agradece que Star Wars: Los Últimos Jedi siga explorando un camino conocido por todos, y que al mismo tiempo deje sobresalientes novedades si nos centramos en la historia de los dos principales protagonistas: Rey (Daisy Ridley) y Kylo Ren / Ben Solo (Adam Driver). La nueva película de la saga marca dos líneas argumentales. Por un lado el viaje de Rey, su encuentro con Luke Skywalker y su aprendizaje en la Fuerza, aquí en medio tenemos al Líder Supremo Snoke y Kylo Ren como gran contrapunto. Por otro asistimos al periplo de Poe Dameron, Finn, Leia, Rose (odiada por muchos / todos) y los restos de la Rebelión, y al juego del ratón y el gato que juega con ellos la Primera Orden comandada por ese personaje que es el General Hux. En ambos casos hay aciertos y fallos, mejores y peores jugadas, excelentes propuestas y errores garrafales.

Sigo pensando que Kylo Ren es el gran villano que merecíamos para esta nueva trilogía. Más aun, nuevamente nos adentramos en sus más internas dudas, sus tribulaciones más desconcertantes y las obsesiones que le acosan. Es, sin duda, el gran acierto de Star Wars: Los Últimos Jedi. Ahondar como se ahonda en su personalidad, en su origen, en su periplo al reverso tenebroso de la Fuerza, su crecimiento como enemigo mortal. De igual forma que Luke ponía en un brete a su padre Darth Vader al final de El Retorno del Jedi, aquí Kylo Ren se frustra y se enfrenta a su yo interior, plasmando constantes dudas que toman por sorpresa al espectador que en realidad no sabe que creer en cada momento. Es, repito, el acercamiento más completo y complejo que se ha hecho hasta ahora de esta transformación. Sobresaliente. En el lado opuesto esta Rey que, como si se hubiera ido al planeta Dagobah, vive las excentricidades de un ermitaño. ¿No pasaba Yoda de Luke en su primer encuentro?, ¿no le ofrecía sopa, robaba y sacaba de juicio al que luego se transformó en maestro Jedi? Aquí es más de lo mismo, truculento en algunos momentos, pero no deja de ser lo mismo. ¿Nadie recuerda ya el encuentro de Luke con su yo mismo en la cueva donde predominaba el lado oscuro? Esta es la esencia Star Wars y está 100% presente en esta nueva aventura.

Ojo, luego está la otra historia, un poco patetiquilla, donde el reparto de roles derivan todos en el mismo concepto, qué es hacer el bien y qué es hacer el mal. Claro está, hay licencias que se nos antojan imperdonables, grotescas todas ellas, pero licencias al fin y al cabo. No están gustando y el excesivo metraje de la cinta acaba haciendo la transición todavía más sufrida. Desde luego Star Wars: Los Últimos Jedi no es perfecta, podían haberse ahorrado cosas, pero si uno prefiere quedarse con lo bueno ahí queda el pulso Kylo Ren / Rey, para mi de matrícula de honor. Veremos mayo del 2019, pero hay chicha de sobra sobre la mesa, y seguro que no nos dejará para nada indiferentes.

Cartel final de Star Wars: Los Últimos Jedi
Cartel final de Star Wars: Los Últimos Jedi

Publicado por Uruloki en
Página 1 de 3123

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Llévame a lo más alto!